Diario del Cesar
Defiende la región

Demócratas inician proceso para destituir al presidente  

14

Habían emitido una resolución que pedía al vicepresidente Mike Pence destituir a Trump mediante la enmienda 25. 

La oposición demócrata en la Cámara de Representantes de EE.UU. inició ayer el proceso para un segundo juicio político al presidente saliente, Donald Trump, al presentar formalmente el cargo del que le acusan, el de “incitar una insurrección” por su responsabilidad en el asalto al Capitolio.

El proceso allana el camino para acusar oficialmente a Trump de ese cargo, en una votación en el pleno de la Cámara de Representantes que “podría llegar este miércoles”, dijo el congresista demócrata Dan Kildee, uno de los patrocinadores de la resolución, en declaraciones a la cadena CNN.

La resolución, añadida a la agenda de la Cámara Baja durante una breve sesión en el pleno este lunes, cuenta ya con 210 patrocinadores, lo que prácticamente garantiza que Trump será formalmente acusado de ese cargo político una vez que el pleno vote sobre el tema.

Se necesita una mayoría simple de 218 votos para aprobar la acusación contra Trump -o incluso menos, si hay ausencias en el pleno-, y los demócratas controlan 222 escaños de la Cámara de Representantes.

La acusación formal en la Cámara Baja obligaría al Senado a iniciar un segundo juicio político contra Trump, tras el celebrado hace un año por sus presiones a Ucrania, pero la Cámara Alta no tiene previsto retomar su actividad hasta el 19 de enero, un día antes de que el presidente electo, Joe Biden, llegue al poder.

Los demócratas consideran aún así necesario someter a ese proceso a Trump por su responsabilidad en el asalto al Capitolio, y aunque no podrán destituirle, han incluido en la resolución otra consecuencia que sí le afectaría: su inhabilitación para ocupar futuros cargos políticos.

Antes de votar en el pleno sobre el juicio político (“impeachment”, en inglés), los demócratas quieren dar una última oportunidad al vicepresidente saliente, Mike Pence, para que intente destituir a Trump según el proceso establecido en la Enmienda 25 de la Constitución.

Esa enmienda dice que el vicepresidente puede reemplazar al presidente si declara por escrito, con el respaldo de una mayoría del gabinete, que el mandatario “es incapaz” de desempeñar el cargo; pero Pence se ha negado hasta ahora a activar esa vía y es muy improbable que lo haga.

Los demócratas intentaron aprobar este lunes por unanimidad una resolución que exige a Pence “usar inmediatamente sus poderes” bajo esa enmienda, pero un congresista republicano se opuso a ello.

Por tanto, el pleno de la Cámara Baja planea someter este martes a votación esa enmienda, que da 24 horas a Pence para actuar si no quiere que haya un juicio político, y como no se espera ninguna acción por parte del vicepresidente, todo apunta a que votará para acusar a Trump el miércoles.

El texto de la resolución para un juicio político indica que, al alentar la insurrección de sus seguidores, Trump “puso en grave peligro la seguridad de los Estados Unidos y sus instituciones de Gobierno”.

“Amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió en la transición pacífica de poder, y puso en peligro una rama de Gobierno. Por tanto, traicionó su confianza como presidente, con los daños manifiestos consiguientes al pueblo de los Estados Unidos”.

 

FISCAL ESTUDIA IMPUTAR A TRUMP POR INCITAR A LA VIOLENCIA 

El fiscal general de Wasington D.C., Karl Racine, ha anunciado que está estudiando la presentación de cargos contra el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, por incitación a la violencia al apoyar a los manifestantes que asaltaron el pasado 6 de enero el Capitolio.

Racine ha explicado en declaraciones a la NBC que la investigación está abierta, aunque considera necesaria la imputación “mientras haya un claro reconocimiento de incitación que pueda previsiblemente llevar a la violencia”.

En concreto ha mencionado a Trump, a su abogado, Rudy Giuliani; a su hijo, Donald Trump Jr, y al miembro de la Cámara de Representantes Mo Brooks, por sus arengas a la multitud que posteriormente atacó el Capitolio, sede del poder legislativo estadounidense.

“Está claro que se animó a la multitud, que les animaron y dirigieron hacia el Capitolio en lugar de calmarla o al menos remarcar la necesaria naturaleza pacífica de las protestas. Animaron a esa gente, la azuzaron”, ha declarado.

Racine ha reconocido que existe una directriz de la Oficina de Asesoramiento Legal que desaconseja imputar a un presidente en el cargo, pero ha argumentado que a Trump solo le quedan nueve días en el poder y que la investigación irá mucho más lejos en el tiempo. “No voy contra el presidente ni contra nadie”, sino que se ciñe a “los hechos”, ha argumentado. /AFP