Diario del Cesar
Defiende la región

Regresó el Rey Vallenato Julián Rojas  

36

POR: NINOSKA REYES URDANETA

Una gran noticia ha recibido el mundo de la música vallenata, al conocerse del regreso del Rey Vallenato 1991, Julián Rojas, quien desde hace tres meses fue trasladado a la ciudad de Bucaramanga, Santander, para recibir tratamiento por su adicción a las drogas.

Su rehabilitación se inició en el mes de octubre del año pasado, luego de un video publicado a través de las redes sociales, en el que se observaba al acordeonero bajo efectos de sustancias alucinógenas, episodio que causó conmoción entre los amantes del folclor y se emprendió una campaña, de la mano con su familia, para rescatar a esta baluarte del vallenato que por años ha estado sumido en el mundo de las drogas.

Es así como Rojas fue trasladado a ‘La Ciudad Bonita’, Bucaramanga, para iniciar un nuevo tratamiento y alejarse del flagelo de las drogas.

“Lo que dijeron y no dijeron ya eso no existe. Vamos pa’lante en el nombre de Dios, voy muy motivado y esta será la vencida”, fueron las palabras que el reconocido acordeonero dijo minutos antes de partir desde Villa Nueva, La Guajira, a librar su batalla contra la drogadicción, flagelo que lo ha tenido atado durante años, pero su ganas siguen vivas para seguir dando sus mejores momentos al folclor vallenato.

“Me voy camino al rescate de mi vida; a mi tratamiento a Bucaramanga; a Cuba no se pudo y se decidió que era bueno estar cerca de mi familia; por eso escogimos a Bucaramanga”, fue el mensaje que el acordeonero dio antes de partir y que fue publicado por la red social Instagram.

Julián Rojas viajó en compañía de su esposa Tatiana Percy y su hija, Libertad, quienes una vez le dieron un voto de confianza, esperando que esta sea la vencida, esperan recibir un hombre nuevo cargado de proyectos y gana de trabajar por él y su familia.

Julián concursó por primera vez en el Festival Vallenato en 1988, sorprendiendo a todos y ubicarse en el tercer puesto, pero el 1991 se coronó Rey, derrotando a Juancho Rois y Gabriel Julio. En su triunfo le acompañaron en la caja, Luis Carlos Valera, y en la guacharaca, Donaldo Martínez; su capacidad para digitar el acordeón hacen recordar los momentos estelares de Alfredo Gutiérrez, catalogándolo como uno de los Reyes con mayor carisma.