Diario del Cesar
Defiende la región

¡Quien lo vive, es quien lo goza!

454

A bordo de ‘Fuego Arlequín’, la imponente carroza de seis metros de alto y con movimientos en su diseño, se movió Carolina Suárez, reina del Carnaval del Atlántico 2019, por la Vía 40 en la gran apertura del Carnaval de Barranquilla.

La energía constante de la soberana que contagia con sus movimientos de baile fue correspondida con los aplausos de los espectadores que se apostaron en palcos, minipalcos y bordillos en el llamado ‘Cumbiódromo’ de Barranquilla para disfrutar de las tradiciones de los 22 municipios que ella representa como embajadora de la cultura del departamento del Atlántico.

Su carroza, una obra majestuosa del artista plástico Rubiel Badillo, tenía la figura de Diablos Arlequines con fuego en el frente, y en la parte posterior, el tambor alegre, la flauta e’ millo y otros instrumentos de los que se nutren las sonoridades del Caribe y que tienen una historia importante en nuestros municipios.

“Este año nuestro homenaje ha sido para esta danza. Entonces hay una coherencia entre lo que fue la coronación, mi vestido y lo que queríamos mostrar con esta hermosa carroza, con los colores vivos e impactantes, que sin lugar a dudas, encantó”, expresó la reina del Carnaval del Atlántico.

La gran puesta de Carolina Suárez en Batalla de Flores tuvo su complemento en el vestido diseñado por Alfredo Barraza, ‘Diablitos, espejos y arlequines’, recamado en piedras que engalana una cola de plumas y lentejuelones con los colores del fuego, le permitieron moverse cómodamente en su carruaje e interactuar con el público.

 “Ha sido una experiencia que genera un aporte importante en nuestros objetivos con la ruta de la tradición. Que los pueblos se sientan representados en lo que le mostramos a los barranquilleros, a los visitantes de nuestro país y extranjeros es la misión de esta especial participación en la Batalla de Flores”, dijo al final de su recorrido Carolina Suárez.

La soberana del carnaval del Atlántico estuvo ayer en el municipio de Campo de la Cruz, donde se realizará el ‘Carnaval del sur y sus riveras’, festividad que hace parte de la Ruta de la Tradición que lidera la Secretaría de Cultura y Patrimonio de la Gobernación del Atlántico.

A un poco más de una hora de recorrido desde Barranquilla, Campo de la Cruz celebra desde hace 25 años el festival que reúne las manifestaciones más representativas del sur del Atlántico y municipios de las riberas del río Magdalena en un espectáculo majestuoso con comparsas, disfraces, danzas y cumbiambas del Caribe colombiano que engalanan las calles de este municipio.

LO MÁS DESTACADO

Una vez más el Desfile del Carnaval de los Niños pone a la palestra que el Carnaval de Barranquilla seguirá su legado por muchos años más. Así lo mostraron los 225 grupos de toda la región Caribe y uno de Bogotá, que acompañaron a los reyes infantiles Isabella Chacón y César de La Hoz durante el recorrido desde la calle 70, por toda la carrera 53, hasta llegar a Barrio Abajo.

Fueron 226 agrupaciones infantiles y cuatro mini carrozas las que hicieron parte del desfile, que también contó con la presencia de la reina de la carnestolendas, Carolina Segebre Abudinen.

Del total de los grupos participantes había 35 de otras ciudades y departamentos de la Casta, entre ellos Cartagena, Valledupar, Santa Marta, Gaira, Calamar, Morroa (Sucre), Plato, Corozal, San Onofre, Ciénaga, un de Bogotá, y el resto del departamento del Atlántico, como Soledad, Puerto Colombia, Santa Lucía, Sabanagrande y Sabanalarga, entre otros.

En el marco del desfile, el proceso educativo Voz Infantil – Hola Juventud, se hizo presente su director y fundador Julio Adán Hernández, con sus personajes Joselito el Paco Paco y Cucarachita Alegría.

Después de varios años de ausencia en el Carnaval de los Niños, regresó desde España el payaso Pachú, quien llegó cargado de alegría y mucha diversión para grandes y chicos.

A lo largo del recorrido se pudo apreciar a pequeños congos, negritas puloys, garabaticos, pequeñas farotas, negritos de Santa Lucía, payasitos, bailarinas, cumbiamberitas y cummbiamberitos, cantadores de letanías, minicomparsasy un etcétera grande.  Cada uno de ellos, niños, niñas y jóvenes nos dejan el mensaje de que el Carnaval de Barranquilla tiene sembrada la semilla para el futuro y pensando de que la tradición y legado para las posteridades continuará.

Todos ellos estuvieron acompañados por la reina Carolina Segebre Abudinen, la reina mayor, quien, luciendo un vestido dorado, bailó, se hizo selfies con los niños que se salían de sus sitios para tomarse una foto y ella los recibía.