Diario del Cesar
Defiende la región

Detectan ‘trasteo’ de electores en La Jagua de Ibirico

665

La misión de observación electoral, MOE, señaló las irregularidades con la inscripción de cedulas en el departamento del Cesar.

Como se dice en el argot político, ´el muñeco ya está montao´. Eso es lo que se acaba de detectar con la inscripción de cédulas en por lo menos un municipio del departamento del Cersar, La Jagua de Ibirico. Allí, el número de ciudadanos inscritos ha resultado sospechoso y las alarmas ya están encendidas.

Pero no es solo un comportamiento atípico del Cesar. Una de cada tres cédulas inscritas en el país para las elecciones territoriales de octubre corresponden al llamado ‘trasteo de votos’. Más aún, actualmente 142 municipios del país tienen más censo electoral que población.

Este comportamiento ilegal, y por demás atípico, ha llevado a la Misión de Observación Electoral (MOE), a advertir que 2019 “habría una inscripción cercana a 4 millones de personas que cambian de puesto de votación en Colombia”.

Las conclusiones están contenidas en el Segundo Informe sobre el Proceso de Inscripción de Cédulas Elecciones – Autoridades Locales 2019 que realizó la MOE con base en información de la Dirección de Censo Electoral de la Registraduría, con corte a 23 de enero de 2019, de los 162.725 ciudadanos que se habían inscrito, 46.901 no residen en los municipios en los que se aparecen como tal. “Esto significa que 29% de las inscripciones a esa fecha podían tratarse de posibles casos de trashumancia”, concluye la MOE.

En los cuatro meses del proceso de inscripción de cédulas -27 de octubre de 2018 al 24 de febrero de 2019- se han acercado a los sitios de votación 287.917 ciudadanos, con una tasa nacional promedio de 8,3 inscritos por cada mil habitantes.

Pero, en contraste, la MOE ha detectado casos a nivel departamental con altas tasas de inscripción mayor a la tasa nacional. En ese sentido, las mayores tasas de inscritos las tienen Meta con 22,6 inscritos por cada mil habitantes (casi el doble del nivel nacional). Le siguen los departamentos de Vichada con 13,2 por mil habitantes y Chocó con 12,9 por mil habitantes.

Asimismo, a nivel municipal se destacan 20 casos con tasas de inscripción cuatro veces más altas que el nivel nacional, solo en los cuatro primeros meses del año.

 Llaman la atención algunos casos puntales sobre los cuales la MOE ha concentrado reiteradamente sus alertas por riesgo de trashumancia en el pasado y además están dentro del universo de municipios con más censo electoral que poblacional.

Estos municipios son los siguientes, en su orden: (los cuatro primeros lugares y el sexto, en el departamento del Meta): Puerto Gaitán donde el censo electoral es superior en 8.075 ciudadanos al censo poblacional; Cabuyaro con 782 ciudadanos de más entre censo electoral y censo de población; tercero, Castilla La Nueva con diferencia de 776; cuarto lugar Barranca de Upía con diferencia de 356 y en sexto lugar Guamal con diferencia de 1.729 ciudadanos.

Les siguen en su orden La Jagua de Ibirico (Cesar) con diferencia de 4.109; Guavatá (Santander) con 989 de diferencia; Taraira (Vaupés) con 516; y Bituima, en Cundinamarca, con 373 personas más en inscritas en el censo electoral que habitantes de la localidad. Siguen en orden Cravo Norte (Arauca) con diferencia de 427, y El Tarra (Norte de Santander) con 529.

La lista de los primeros 20 municipios que tiene más censo electoral que poblacional la completan: Villagómez, Guataquí y Pulí (Cundinamarca); El Dorado (Meta), Juradó (Chocó), San Zenón (Magdalena), Zetaquira (Boyacá), Mutatá (Antioquia), y Arroyohondo (Bolívar).

Frente a la situación, la MOE le pidió al Comité de Inscripción de Cedulas del Consejo Nacional Electoral un cronograma de acción sobre el proceso de verificación a las inscripciones.

En este sentido, la MOE le propuso al Ministerio del Interior poner a disposición de la autoridad electoral varias bases de datos para cotejar esa información con los sitios de residencia de los ciudadanos inscritos.