Diario del Cesar
Defiende la región

‘No le tenemos miedo al Código Nacional de Policía’

425

Alrededor de 3.000 vendedores ambulantes y estacionarios ocupan el espacio público en esta ciudad y aseguran que hasta que no haya reubicación no podrán desalojarlos.

 Mientras que en el Congreso de la República se debate sobre la aplicación del nuevo Código Nacional de Policía y los supuestos  abusos y arbitrarias acciones de los uniformados por la imposición de cuantiosas multas ante el uso del espacio público, como el tan sonado caso de las empanadas en Bogotá, en Valledupar los comerciantes informales aseguran no tenerle miedo a esta normativa en cuanto a sanciones se refiere.

Manuel Ríos, presidente de la Asociación de Vendedores Móviles Estacionarios de Valledupar, Asovemev, aseguró que en la capital del Cesar un grupo de más de 520 personas llevan cerca de 19 años en pie de lucha tratando de desocupar el espacio público, pero ante la falta de reubicación por parte de la Administración Municipal, no podrán ser desalojados, según ordenó “el Alto Tribunal”.

“Nosotros le ganamos tutelas al Municipio y acciones populares para la reubicación. No le tenemos miedo al Código Nacional de Policía, porque aunque en su artículo 140 que amenaza con nosotros, que trabajamos en ventas ambulantes, la Constitución nos ampara”, indicó.

El representante de los vendedores ambulantes y estacionarios de Valledupar se refiere al artículo 25 de la Constitución Política de Colombia, donde está consignado que “el trabajo es un derecho y una obligación social y goza, en todas sus modalidades, de la protección especial del Estado. Toda persona tiene derecho a un trabajo en condiciones dignas y justas”.

El presidente de Asovemev es claro: “Nosotros siempre hemos querido irnos de aquí y eso lo saben las autoridades. Pedimos al Alcalde que cumpla con lo que prometió”.

Ríos, como representante de los comerciantes informales, cuenta que desde hace varios años “les han prometido y prometido la reubicación”; inicialmente se habló de la construcción de ‘La Granja’, un centro para ubicar a todos los vendedores del centro de Valledupar. No se dio. Al parecer, el embargo del lote y otros temas impidieron que ese sueño se hiciera realidad.

En esta nueva administración la historia pareció avanzar con el desembargo del terreno y los diseños de lo que ahora sería la ‘Galería de Vendedores Ambulantes y Mercado Público’. No obstante, el proyecto se quedó estancando, al parecer, por falta de recursos.

Al respecto, el director de la Federación Nacional de Comerciantes –Fenalco-, seccional Cesar, Octavio Picón Malaver, aseguró que la ciudad está en mora de una reubicación, recordando dicho proyecto que catalogó como un ‘elefante blanco’. Al tiempo indicó que la ciudad creció desmesuradamente.

“En el año 1998 éramos 398.000 habitantes y hoy dicen las autoridades que somos un poco más de medio millón de habitantes”, especificó resaltando la falta de  fuentes de empleo que ha causado una ‘inundación’ de vendedores informales.

“Como Fenalco no estamos en contra de que la gente genere recursos, pero resulta que la informalidad, salvo el rebusque, genera valor o riqueza para la ciudad”, concluyó.

Y aunque la orden de la Administración Municipal es no dejar que más personas ocupen el espacio público en Valledupar, cada vez más los negocios informales tienden a incrementarse. Los vendedores locales denuncian las arbitrarias ventas por parte de ciudadanos venezolanos.

ESPACIO PÚBLICO ORGANIZADO

El secretario de Gobierno Municipal, Gonzalo Arzuza Torrado, manifiesta que desde la Alcaldía de Valledupar se ha venido trabajando desde el principio de la Administración actual en un trabajo organizado con la Asociación de Vendedores Ambulantes, logrando así un espacio público accesible.

Por su parte,  el Comandante  operativo del departamento, teniente coronel Fredy Omar Delgado Cáceres, aclara que el trabajo que se ha venido desarrollando en Valledupar ha sido de manera articulada con las autoridades municipales por medio de la Oficina de Espacio Público, realizando de manera permanente operativos y capacitaciones con los vendedores, quienes al parecer trabajan sin obstaculizar el paso peatonal.

LOS COMPARENDOS

Cerca de 131 comparendos por invasión de espacio público se registraron en Valledupar durante el 2018. A la fecha del presente año van cerca de 10, según la Policía Cesar, lo que significa para las autoridades que los  más de 3.000 comerciantes informales son conscientes del uso adecuado de vías peatonales o calles.

Los comparendos fueron basados en el artículo 140 del Código Nacional de Policía, con multas general tipo 1, es decir de cuatro salarios mínimo legales diarios vigentes, que resultarían cerca de 110.000 pesos.

El Comandante  operativo del departamento, teniente coronel Fredy Omar Delgado Cáceres especificó que la Policía impone el comparendo para que el infractor comparezca ante al inspector, quien finalmente impone la multa o sanción tipo pedagógico.

LO QUE OPINA LA GENTE

Irbis Ibarra, habitante de Valledupar, indicó que: “Cada cosa en su lugar. Si las personas quieren vender en el espacio público que lo hagan, no le veo inconveniente. Solo que es bueno que lo hagan de manera organizada sin impedir el paso a la gente”.

Hernando Peñaloza, ciudadano, aseveró que: “No veo bien que ocupen el espacio público, pero no veo mucha congestión aquí en Valledupar. Yo vengo de Villanueva, La Guajira y siempre he visto buena organización. Cuando uno pasa por el centro tiene espacio para caminar.

Isidro Alfaro, ciudadano, aseguró que: “Cada quien tiene derecho a trabajar, de ganarse su diario. Yo ando por Valledupar y no me estorban los que venden en el espacio público, porque no impiden el paso”.

Ana Córdoba, ciudadana, afirmó que: “Todas las personas tienen derecho a buscar su sustento diario y si esta es una forma para conseguirla no me parece que esté mal, siempre y cuando estén bien organizados. No estoy de acuerdo con las injusticias del Código de Policía”.

Luis Eduardo Díaz, vendedor estacionario, especificó que: “Aquí siempre hemos estado organizado, sino que ahora se ve más porque el Secretario de Gobierno nos ha acomodado y ya no hemos permitimos que se metan más gente. Nosotros no estorbamos a nadie”.

Elvis Narváez, vendedor estacionario desde hace 24 años, dijo que: “Uno si pudiera tener un local para vender su producto lo hiciera, pero el no tener los recursos es lo que nos hacen estar aquí. Como va uno desocupar. Tenemos una asociación y eso nos permite estar organizados”.