Diario del Cesar
Defiende la región

Joven mujer fue asesinada a puñaladas por su marido

473

Amadis Esther Bedoya Herrera, una joven mujer, fue hallada sin vida en estado de descomposición con varias heridas producidas con arma blanca,  al interior de su vivienda ubicada en la manzana 11 casa 28 de la invasión Tierra Prometida, al sur de Valledupar.

El cadáver fue encontrado ayer a tempranas horas del día, debajo de la cama de su habitación, luego que un familiar irrumpiera al predio y se topara con el macabro hallazgo.

De acuerdo al reporte de las autoridades, el principal sospechoso de este hecho, sería su compañero sentimental, quien dio aviso a sus familiares de este hecho violento, quienes posteriormente alertaron a miembros de la Policía sobre el infortunio.

Los habitantes del sector vulnerable donde ocurrió el crimen una vez se enteraron de la noticia, se conglomeraron en el lugar y empezaron a murmurar que la pareja de la víctima, un joven de aproximadamente 22 años, sería el causante de su muerte.

LA HABRÍA MATADO HACE DOS DÍAS

A la escena acudió la madre de la menor de edad, desconsolada por lo sucedido con la mayor de sus tres hijos y dijo que “como que hubo una pelea entre ellos, nos avisaron esta mañana que desde ayer estaba muerta la niña, la mamá de él tenía conocimiento que la había matado y no era capaz de decir nada. Los motivos serían que no quería vivir más con él porque él la agredía mucho, la celaba, duraron dos años viviendo juntos, le daba golpes, la maltrataba constantemente, mi esposo lo llegó a agredir a él porque él maltrataba a la niña. Muchas veces le dijimos a ella que lo dejará pero él no quiso, hace poco  como si se decidió a separarse de él” concluyó la progenitora de la fallecida.

La inspección del cadáver y las pesquisas del hecho violento, quedaron a cargo de funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía. El cuerpo fue trasladado a la morgue de Valledupar donde realizaron la necropsia de rigor.

La occisa laboraba como vendedora en un almacén ubicada en el barrio Los Fundadores, era natural de Santa Marta.

El reporte emitido por la oficina de Comunicaciones Estratégicas de la Policía del Cesar, indica que el esposo de la joven, permanece recluido en una clínica de Barranquilla, donde confesó el asesinato. Las autoridades recopilan las respectivas pesquisas para generar una orden de captura en su contra por dicha acción criminal.