Diario del Cesar
Defiende la región

Defensoría interviene en denuncias de abuso sexual en el fútbol femenino

401

España y Estados Unidos son modelos en materia de juzgamiento penal a entrenadores acusados de abuso sexual. El año pasado, por ejemplo, un técnico de fútbol español, que responde a las iniciales de J.E.F., y un médico de la Selección de gimnasia estadounidense, de nombre Larry Nassar, fueron condenados con penas de 18 y 40 años de prisión, respectivamente, al encontrárseles culpables de tales abusos contra menores de edad.

En el caso de Colombia, las recientes denuncias hechas por el padre de una jugadora y la fisioterapeuta de la Selección sub-17 (Carolina Rozo) no han logrado el apoyo que deberían tener de parte de la justicia colombiana, como lo advierte el abogado Andrés Charria, especialista en fútbol y tribunales arbitrales de la Fifa y el TAS (Tribunal de Arbitramento Deportivo), y que ayer tuvo un nuevo capítulo tras la intervención de la Defensoría del Pueblo, al remitir el caso a la Comisión de Ética de la Fifa, que preside la colombiana María Claudia Rojas (ver anexo con los 10 puntos que encontró este organismo al estudiar el caso) .

“Lo que está ocurriendo en el país es muy grave, no se trata de algo netamente deportivo sino que hay un componente penal, y la Federación no ha tomado una postura seria ni le ha dado la importancia que algo así debe tener”, según manifiesta Charria.

“Es más, las declaraciones de Álvaro González son desobligantes y ofensivas contra las afectadas, demostrando, además, que menosprecia y se burla del fútbol femenino, alejándose de las políticas que tiene la Fifa para el desarrollo y fortalecimiento, en los próximos 20 años, de los procesos de las mujeres”.

Estas denuncias, según él, no solo deberían unir a las futbolistas sino a toda la sociedad, porque se trata de un presunto abuso, al que se le unen cosas como discriminación y vulneración de derechos. Y si es necesaria la intervención de la justicia, se debe hacer como sucede en aquellos países señalados, precisa. “Es triste ver como en Colombia se victimiza al denunciado y se inculpa a quien denuncia, en muchos casos se deja sola a la persona abusada o vulnerada”, concluye el abogado Charría.

 

Entes de control

 

Tras la salida a la luz pública de las denuncias, entidades como la Procuraduría, la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer y la Defensoría del Pueblo se han pronunciado y le han solicitado a la Federación Colombiana de Fútbol y a Fifa una intervención para establecer responsables y garantizar el normal desarrollo del deporte.

“No podemos admitir en ningún escenario, y menos en el deporte, conductas que hacen parte de patologías culturales de este país machista y que ponen en entredicho los derechos de la mujer. Por eso hemos definido un equipo especial que vigilará el proceso por denuncias de acoso sexual a jugadoras sub-17”, sostuvo el procurador Fernando Carrillo

El exentrenador de la Sub-17 rompe silencio y se defiende de acusaciones de abuso sexual

El exentrenador de la Selección Colombia sub-17 emitió anoche un comunicado en el que se refiere a las acusaciones de acoso sexual en su contra y se defiende señalando que no corresponden a la realidad.

“Yo, Didier Alfonso Luna González, con más de 40 años dedicados al fútbol en todas sus categorías, rechazo contundentemente las declaraciones de la señora Carolina Rozo, efectuadas en redes sociales, prensa local y nacional, en las cuales manifiesta unos hechos que no corresponden a la realidad y que por el contrario son atropellos e injurias a mi vida profesional, familiar y personal.

Las denuncias realizadas por la señora Carolina Rozo no tienen fundamento y sus acusaciones son mediáticas y sensacionalistas, con ellas solo pretende manchar mi imagen como profesional dedicado al fútbol, vulnerando mi dignidad, la de mi familia y generando en los colombianos una imagen negativa sobre mí.

Escuchando las entrevistas y leyendo las declaraciones dadas por la señora Rozo logro evidenciar que la misma, confundió la exigencia profesional en el desempeño de sus funciones, que es consigna en mi quehacer y que en un momento de competencia se hace mucho mayor para director técnico, deportistas, cuerpo técnico y médico que representa a un país.

Mi actuar personal, como profesional siempre ha estado revestido de respeto por las personas que me rodean y más por las mujeres. Tengo esposa e hijas y he dedicado mi gestión como entrenador de selecciones femeninas a la defensa de sus derechos y su reconocimiento como iguales en una sociedad que se queda corta al exaltar las grandes capacidades de quienes se dedican a este deporte.

… Debo decir que estas acusaciones mediáticas han perjudicado mi vida personal y profesional, se ha puesto en entredicho, afectando directamente mi núcleo familiar y social, señalándolos por las duras e infundadas acusaciones en mi contra. Sin embargo, dentro de esta tormenta han servido de aliciente los mensajes que bajo el #porTuBuenNombreDidieLuna he recibido de deportistas dedicadas al fútbol femenino y con quienes he tenido la fortuna de compartir escenario laborales y profesionales en mi carrera como entrenador”.