Diario del Cesar
Defiende la región

Condenado a 30 años de prisión por violar y tratar de quemar a dos menores de edad 

120

A 30 años de prisión fue condenado ayer Edelberto Villarruel Hoyos, el ‘Monstruo de Casacará’, quien en julio de 2018 violó y trató de quemar a dos niños de 9 y 10 años, en hechos ocurridos en el corregimiento de Casacará, jurisdicción del municipio de Codazzi.

La decisión fue proferida por el Juzgado Segundo Penal del Circuito con funciones de conocimiento de Valledupar que halló culpable al hombre de 32 años de edad, oriundo de Tamalameque, del delito de acceso carnal violento agravado en concurso homogéneo (por ser dos las víctimas) y heterogéneo con secuestro simple y lesiones personales dolosas agravadas.

Villarruel Hoyos se allanó a los cargos en la audiencia de verificación de allanamiento realizada el pasado 24 de agosto de 2020.

LOS VIOLÓ Y QUISO QUEMARLOS 

Según reposa en el expediente, los hechos tuvieron ocurrencia en el corregimiento de Casacará, jurisdicción de Codazzi, y se remontan al día 31 de julio de 2018 cuando dos menores, a eso de la 7:30 de la noche, con permiso de la madre, se dirigieron a una ceremonia religiosa o culto que se realizaba donde una vecina del sector.

Al pasar las horas se percataron que los niños no regresaban a la casa, por lo que la mamá, en compañía de uno de los tíos de los niños, salieron a buscarlos por el sector del parque y lugares aledaños.  Al ver que no aparecían, a eso de las tres horas, se trasladaron hasta la estación de Policía de Casacará a poner en conocimiento la desaparición de los niños, continuando con la búsqueda sin resultados positivos.

 “Al día siguiente, primero de agosto de 2018, a eso de las 5 a. m., llegaron los dos niños, arrastrados, llorando, y uno de ellos con unas lesiones de quemaduras en el cuerpo, indicándoles a su mamá, que un señor se los había llevado, amenazados que si no los acompañaba los iba a matar, metiéndolos en un monte a las afueras de la ciudad, y los había violado en varias ocasiones y que también los intentó quemar”, narró el juez Leonel Romero Ramírez.

Puesto en conocimiento de las autoridades policivas, los niños, con el acompañamiento de la patrulla policial, se trasladaron hasta dicho lugar pero el sujeto ya no se encontraba en el sitio.

“El 2 de agosto de 2018, los menores fueron valorados por Medicina Legal, dictaminándose en examen sexológico, que uno presentaba “esfínter anal” con fisuras de color rosado cicatrizada, lo que determina penetración reciente con elemento duro, que bien puede corresponder al miembro viril erecto”, leyó el togado.

Villarruel Hoyos fue capturado el 6 de agosto de 2018 en una acción coordinada por el CTI de la Fiscalía y la Policía Nacional. En la verificación de antecedentes se constató que presentaba anotaciones judiciales por los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes; violencia intrafamiliar y hurto.