Diario del Cesar
Defiende la región

Desmienten los rumores de “retirada” de Ernesto Orozco por asuntos salud

666

El precandidato fue intervenido de urgencia por una delicada afección cardíaca.

El precandidato a la alcaldía de Valledupar, Ernesto Orozco Durán, fue intervenido en las últimas horas debido a una afección cardíaca por la que tuvo que hacer un pare en la agenda de actividades de la campaña política que adelanta desde hace varios meses.

A través de redes sociales se hizo conocida la noticia de que el también exdirector de la Caja de Compensación Familiar del Cesar, Comfacesar, Orozco Durán, fue llevado de urgencias en un avión ambulancia a la capital del país para ser intervenido con premura debido a un supuesta ataque cardíaco.

Sin embargo, su esposa, Milena Serrano, desmintió tajantemente esa versión.

“Ernesto no ha infartado, se encuentra en recuperación luego de una cirugía de bypass coronario. Según los médicos la recuperación se da durante una incapacidad máxima de 21 días y luego podrá retomar sus actividades normalmente”, aseguró la esposa de Orozco.

Según especialistas en la materia, la cirugía de bypass de la arteria coronaria, consiste en tomar un vaso sanguíneo saludable de la pierna, brazo o pecho y conectarla a otras arterias en el corazón para que la sangre se derive del área enferma o bloqueada.

Ante los rumores surgidos tras el conocimiento de la intervención que el precandidato a la alcaldía de Valledupar renunciaría a sus aspiraciones, Milena Serrano, esposa del candidato en mención aseguró que no tienen asidero, teniendo en cuenta que “Ernesto no ha hablado nada al respecto, por ahora nuestra única preocupación es su recuperación y su salud”, aseguró.

Ernesto Orozco Durán sería el candidato que apoyaría la administración municipal del alcalde Augusto Ramírez Uhía y el equipo político del representante Alfredo Ape Cuello; respaldos que hasta el momento le han generado amores y desamores de parte de la opinión pública, según lo que se escucha en los corrillos políticos de la ciudad.

POR DANIELA CÁRDENAS