Diario del Cesar
Defiende la región

Demandarán al Municipio por hueco en la Av. Simón Bolívar  

30

POR NINOSKA REYES URDANETA 

Un gran dolor e impotencia ha causado entre los vallenatos, la muerte de Héctor Ramón Esmeral Ariza, de 72 años, luego de caer en unos de los innumerables huecos que presenta la carrera 19, avenida Simón Bolívar en Valledupar. La situación ha sido alertada, muchos han sido los gritos de auxilio de conductores y comunidad en general, pero la situación se ha empeorado y hasta el sol de hoy no hay soluciones inmediatas.

Desde la glorieta de María Mulata hasta el Pedazo de Acordeón, las maniobras de los conductores son evidentes. Uno tras de otro, así se consiguen los inmensos huecos en la vía, algunos con señalizaciones improvisadas y otros simplemente llenos de agua por las recientes lluvias, pero con un elemento en común: peligro.

El deceso de Esmeral Ariza, a causa de un accidente el pasado fin de semana en esta vía, será el precedente para que la Administración municipal responda por los daños causados a la ciudadanía por el incumplimiento de obras y proyectos en la ciudad.

 “Mi hermano perdió la vida, única y exclusivamente por la negligencia del alcalde de Valledupar, Mello Castro, a quien responsabilizo de este hecho. Es un gobernante que tiene a Valledupar destruido, parece una ciudad bombardeada”, afirmó Laureano Esmeral.

Lamentablemente las condiciones en las que se encuentra la avenida Simón Bolívar, sector Los Cortijos, produjo que un hombre bueno cayera en uno de los huecos cuando transitaba en su moto hacia su residencia.

Héctor Ramón Esmeral, tuvo el accidente el viernes 13 de noviembre y fue remitido a la Clínica Santa Isabel, donde le diagnosticaron una hemorragia por la cual lo operaron, pero nunca reaccionó. “Mi hermano ha sido la primera víctima, esperemos que no sean más, porque estamos indefensos con este Gobierno municipal. Vamos a demandar al Municipio, yo soy abogado y lideraré el proceso, porque esta muerte ha causado dolor e impotencia entre nosotros; espero obtener todos los elementos probatorios para presentar la acción contra el municipio de Valledupar”, dijo.

HABLAN LOS CONDUCTORES 

Motorizados, taxistas, ciclistas y choferes en general han están cansados de exhortar a la Administración municipal para que solucione el problema. Hasta los transeúntes y vendedores que se instalan en la avenida Simón Bolívar, se mantienen atentos por temer a que algún vehículo trate de esquivar los huecos y se origine una tragedia mayor.

Nemesio Olivares, taxista desde hace 20 años, ve con tristeza esta situación que demuestra que Valledupar, la ciudad de la música y la alegría, no tiene dolientes. La avenida Simón Bolívar es la más importante de la ciudad y “parece que estuviéramos en una pista, pero de cráteres que debemos esquivar como podamos, eso sin contar con los que llenan de agua cada vez que llueve y es imposible se visualizar el peligro”.

En el caso de Olga Sánchez, una enfermera que transitaba por el lugar, afirmó que prácticamente recorre la avenida por los andenes ante el peligro que representa la mala vialidad. “Entre la Clínica Erasmo y El Fortín, hay más de diez huecos en menos de 100 metros; a veces no se alcanzan a evitar y por temor a ser chocada por otro vehículo tenemos que caer a los huecos causando además daños irreversibles por los cuales nadie responde”.

CORRER DE UN LADO A OTRO 

Además de los conductores, otro sector afectado por esta situación, son los vendedores de tinto, gaseosas, productos de limpieza, camisetas y otros artículos, que se instalan sobre toda la cerrera 19.

 “Nos toca correr de un lado a otro porque los vehículos al tratar de sacarle el cuerpo a los huecos casi se montan al bordillo de la carretera, sin contar los que caen en los que están llenos de agua y son imposibles de visualizar”, dijo Pedro de La Hoz, quien  mientras hablaba miraba de un lugar a otro pendiente del movimiento de los carros, y a  la vez alertaba a quienes estaban en el lugar, del peligro que se corre.

Durante un recorrido realizado por toda el área afectada, se notó que algunos han sido “señalizados”, de manera particular por la comunidad, con llantas, palos, ladrillos, bolsas y cintas; además de unos avisos luminosos que recientemente la Alcaldía de Valledupar instaló en los más peligrosos como señal de que pronto iniciará la rehabilitación de la vía. “Ojalá y no sea más cuento y mentiras de las autoridades de turno. Esos huecos son tan viejos como las promesas de los gobernantes, esta ciudad está más abandonada que nunca y no hay razón”, manifestó Alcimiro Bracho, otro taxista de la ciudad.

RESPONDE LA ALCALDÍA 

María Raiza Fuentes Lacouture, secretaria de Obras en el municipio, informó que para el proceso de recuperación de la malla vial en Valledupar se presentaron 96 oferentes en un proceso de licitación que se inició hace más de dos meses.

 “Ya se encuentra adjudicado y firmado el contrato, estamos en el momento donde el contratista está presentando la documentación para dar inicio a la obra. Garantizaremos que estas reparaciones queden bien hechas y lo más importantes que sean duraderas el tiempo; se le hará una fuerte supervisión  y exigiendo la mejor calidad”, dijo.

Desde la Secretaría de Obras Públicas, el acompañamiento y la supervisión será constante hasta llegar a feliz término esta obra tan importante para la ciudad. Fue un proceso de licitación en el SECOP II, a través de pliegos tipo, en el que se presentaron los oferentes, se hizo una evaluación rigurosa de cada uno y ya hoy se cuenta con un adjudicatario que será el encargado de la intervención de la malla vial.