Diario del Cesar
Defiende la región

Hallaron muerto en su casa al dirigente del ciclismo Luis Valero 

111

Como un hombre entregado en cuerpo y alma al ciclismo y al fomento de este deporte en el departamento del Cesar.

Así recuerda la familia de esta disciplina al dirigente deportivo y entrenador Luis Alfonso Valero Forero quien a sus 73 años se despidió del mundo terrenal, dejando un legado importante en Valledupar.

Valero fue encontrado muerto la noche de este lunes, en su vivienda del barrio El Prado de esta ciudad, cuando un fuerte olor nauseabundo alertó a los vecinos del sector.

Al no recibir respuesta desde adentro de la habitación, donde el adulto mayor residía solo, la comunidad derribó la puerta, encontrándose con el macabro hallazgo.

Aunque el cuerpo sin vida fue hallado en la noche del 26 de octubre, apenas ayer en horas de la mañana fue realizada la inspección técnica al cadáver por parte de las autoridades y trasladado al Instituto de Medicina Legal de Valledupar para la respectiva necropsia.

Valero fue sepultado ayer mismo, en horas de la tarde, en un cementerio a las afueras de la capital del Cesar.

Un defensor del ciclismo del Cesar 

Nacido un 7 junio de 1947 en el municipio de Anolaima, Cundinamarca, Luis Alfonso Valero Forero fue un entregado al ciclismo del Cesar.

Según recuerda el también dirigente deportivo Diego Divantoque, expresidente de la Liga de Ciclismo del Cesar, Valero amaba tanto esta disciplina que, asegura, prácticamente se “arruinó” por fomentarlo en este departamento.

 “Sacaba de su bolsillo  para apoyar a los deportistas, hasta podemos decir que se arruinó en el ciclismo”, dijo Divantoque.

Valero llegó a Valledupar en la década del 70, y fundó el Club de Ciclistas, creado a finales de los 70 y principio de los 80.  Por él pasaron pedalistas como Carlos Manjur, Jorge Ahuancha, Roberto Mejía, Alcides Cardoces, Ricardo Redondo, entre otros, con quienes participó en una Vuelta a la Costa, en 1985.

Luego creó la Escuela de Ciclismo del Cesar la cual recogió los prospectos de la región antes de dar el salto a la categoría élite.  Se recuerdan nombres como Efraín Diazgranados, Raúl Pérez, David Divantoque, entre otros, que conformaron ese club de la época.

Tras una pausa, para dedicarse a cuestiones personales, en 2014, retomó con la Escuela de Ciclismo del Cesar, la cual acogió a niños de edades entre 5 y 12 años.

Precisamente, el año pasado, los padres de familia en honor a él le pusieron su nombre a la escuela. “El legado que nos deja es que no podemos dejar morir esa escuela, en honor a él tiene que salir para adelante, ojalá colaboren con esa escuela de ciclismo”, enfatiza Divantoque.

En 2017, la Secretaría de Deportes del Cesar en asocio con la Asociación de Cronistas Deportivos del Cesar, le entregó reconocimiento a su ‘Vida y Obra’.

En las diferentes redes sociales quienes fueran sus alumnos lamentaron el hecho y expresaron el dolor por la partida de Valero.

“Profe Valero, qué dolor tan grandeme deja su partida, fue usted quien me encaminó en el ciclismo y desde el primer día vio talento en mí en aquel diciembre de 2014, a pesar de todos eso malos momentos, siempre estuvo apoyándome y dándome ánimos a seguir luchando y para que no me rindiera. Siempre me decías: ‘vamos Rabelo, usted puede, no se rinda que la vida no es fácil, hay que meterle berraquera’”, es un aparte del mensaje escrito por el ciclista profesional, Luis Rabelo en su cuenta de Facebook.