Diario del Cesar
Defiende la región

A ´raya´ mantuvieron a los visitantes en el Balneario Hurtado

73

POR: NINOSKA REYES URDANETA

A diferencia de los fines de semana pasados, donde la desobediencia y la indisciplina se apoderaron de los espacios del Balneario Hurtado en Valledupar, entre el sábado y domingo,  se observó un control total en el área, pocos visitantes, escasos vehículos y bañistas dispersos disfrutando de las aguas del río Guatapurí.

La razón, las medidas de restricción impuestas por la Administración Municipal, a través del decreto 674 del 22 de octubre de 2020, el cual limitará el acceso, uso y circulación de personas y vehículos en Balneario Hurtado, hasta las cero horas del 29 de noviembre de 2020.

Solo hay un punto o puerta de entrada y se vigila el ingreso y permanencia en este emblemático lugar, por lo que, según protocolos de seguridad, las aglomeraciones no podrán superar un aforo de 500 personas, medidas que se controlaron entre las 9:00 a.m. y las 5:00 p.m., con el apoyo de la Policía Nacional y funcionarios de las Secretarías de Gobierno y Salud.

En el lugar imperó el orden, pocas personas se observaban en el balneario, el uso del tapabocas y puntos de desinfección fueron la prioridad, mientras los vendedores estaban distribuidos por todo el área, cumpliendo lo acordado con la Administración municipal, con respecto a la apertura progresiva de los negocios.

Solo cuatro restaurantes fueron autorizados para atender al público, bajo estrictos protocolos de bioseguridad, los 30 artesanos organizados laboran en cuotas de 50%, así como los más de 200 vendedores semiestacionarios trabajan distribuidos por jornada, tomando en cuenta que el aforo es menor y hay poco que vender.

Zoila Zabaleta, quien disfrutaba del río Guatapurí, junto a su esposo e hijos, manifestó que aunque el lugar se siente solo era necesario controlar el aforo, entre tanta naturaleza 500 personas no logran aglomerarse. “Sentí más seguridad, disfrutamos del río tranquilamente y sin aglomeraciones”.

Destacó, que es importante que la comunidad entienda que el virus sigue presente, y estas medidas son  necesarias para preservar la vida de todos.

HABLAN LOS VENDEDORES

Francisco Mujica, representante de la Asociación de Artesanos del Balneario Hurtado, que su organización agrupa 33 afiliados, a quienes se les está dando la oportunidad es trabajar de manera progresiva, según el acuerdo alcanzado con la Alcaldía de Valledupar.

Explicó que durante el fin de semana solo trabajaron trece, es decir un 40% del total de afiliados, para ir dando oportunidad a todos porque la cantidad de visitantes es muy mínima.

“La preocupación es que las ventas están muy malas, y con la limitación en la entrada de vehículos se empeora, porque quienes comprar artesanía son turistas que llegan en sus carros y buscan recorrer el área; hay compañeros que no lograron vender ni una pieza. Han sido meses muy difíciles, tiempo durante el cual vendíamos por cuenta propia la mercancía y ahora estamos sin capital para surtir al 100%”.

Destacó que este fin de semana se cumplió con una especie de ensayo, de plan piloto del que se espera corregir los errores y hacer más hincapié en la reactivación económica del balneario, ya que en Valledupar hay miles de familias que viven de esta actividad.

Yuly Vargas, representante de vendedores semiestacionarios del Balneario Hurtado, dijo por su parte, que el plan piloto del fin de semana representa para la organización una esperanza para la reactivación del sector, que ha sido tan golpeado por la pandemia.

“Nosotros somos 250 vendedores, estamos trabajando por grupos para darle oportunidades a todos, las ventas están muy malas aún, pero estamos conscientes que la reactivación es progresiva “, dijo

Shirley Méndez, presidenta de la Asociación de Vendedores Informales del Eco-parque lineal del río Guatapurí, informó que se llegó a un consenso con la Administración municipal en el control del aforo, el proceso es progresivo y con restricciones para evitar la propagación del Covid-19. “Es un plan piloto, apenas se está dando un primer paso para poder reactivar la economía en su totalidad, porque hay que tomar en cuenta que el virus sigue presente entre nosotros, es necesario que la comunidad vallenata se concientice”.

Explicó que hasta ahora solo se permitió la apertura de cuatro restaurantes, pero además otros puntos con ventas de bebidas como agua, jugos y gaseosas, ya que está prohibida la venta de licor. Los parqueaderos también están disponibles.

Méndez manifestó que el próximo fin de semana se corregirán los errores, se presentarán propuestas a la Administración Municipal de acuerdo a la evaluación de los actores de este proceso.

En el lugar también se encontraba Javier Guevara, quienes es propietario de uno de los restaurantes que abrió sus puertas el fin de semana en el Balneario Hurtado, manifestando que debió adaptarse a las medidas establecidas por las autoridades para atender a los clientes.

Adaptó sus espacios y activó los protocolos de bioseguridad contra el Covid-19. “La ventas están muy bajas, pero todo es progresivo y la comunidad debe adaptarse a esta nueva realidad buscando ganar todos, pero sobre todo preservar la salud de los vallenatos frente a esta pandemia que cambió la vida de todos”, afirmó.