Diario del Cesar
Defiende la región

Trump y Kim optimistas al inicio de su cumbre en Vietnam

330

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el máximo líder norcoreano, Kim Jong Un, sonrieron, se dieron la mano y cenaron juntos en Hanói, expresando su optimismo de que una diplomacia a nivel personal conducirá a un acuerdo sobre las armas nucleares norcoreanas.

“Pienso que será muy exitosa” dijo Trump en referencia a la cumbre, antes de comenzar una reunión de dos horas y cenar junto a Kim en un lujoso hotel en la capital vietnamita.

La cita se reanudará el jueves y finalizará con una ceremonia de firma de acuerdos aún no especificada.

Este encuentro frente a frente de dos días es la segunda parte de la reunión histórica de ambos líderes en Singapur en junio, donde Trump lanzó su ofensiva de seducción para que Kim aceptara abandonar su arsenal nuclear.

Se dieron la mano y sonrieron frente a una tarima con una docena de banderas de Estados Unidos y Corea del Norte, y respondieron brevemente a preguntas de los periodistas antes de comenzar las conversaciones personales y luego cenar.

En el menú hubo cóctel de camarones, carne a la parrilla con kimchi (plato típico coreano) y, de postre, torta de chocolate.

Trump se encuentra bajo presión luego de que la primera cumbre con el líder norcoreano, en junio en Singapur, concluyera con una vaga declaración sobre “la desnuclearización de la península norcoreana”, pero sin compromisos concretos.

Sus adversarios temen que Trump esté dispuesto a realizar demasiadas concesiones, incluso a costa de los aliados surcoreano y japonés, para reclamar una victoria y desviar la atención de lo que ocurre en Washington, donde su exabogado personal Michael Cohen declaró ante una comisión del Senado.

Interrogado, junto a Kim Jong Un, sobre esta comparecencia, Trump se dio la vuelta.

Un hecho poco habitual suscitó algunas tensiones con la prensa. La Casa Blanca limitó el acceso a los dos dirigentes a una pequeña cantidad de periodistas, mucho menor al “pool” tradicional que suele acceder a los encuentros para fotografías, imágenes, y alguna declaración al vuelo, para luego distribuirlas al resto de los periodistas acreditados.

Ni Trump ni Kim dieron indicios precisos sobre los avances concretos que podrían ser anunciados el jueves, el segundo y último día de esta cumbre en la capital vietnamita.

En la cena Trump estuvo acompañado por su secretario de Estado, Mike Pompeo, y por su jefe de gabinete, Mick Mulvaney. Kim Jong Un fue con Kim Yong Chol, su asesor de confianza que ya estuvo en la Casa Blanca, y con Ri Yong Ho, el ministro de Relaciones Exteriores.

Horas antes de esta nueva cita el presidente estadounidense prometió nuevamente a su “amigo Kim Jong Un” un desarrollo económico espectacular si Corea del Norte acepta finalmente renunciar a su arsenal nuclear.

Trump puso como ejemplo a Vietnam, un país comunista que abrazó el capitalismo y dejó atrás la confrontación con Estados Unidos.