Diario del Cesar
Defiende la región

La voz que no se ha escuchado en la crisis diplomática con Venezuela

274

En 1987, la posibilidad de que Colombia entrara en guerra con Venezuela estuvo muy cerca. La Corbeta Caldas de la Armada Nacional ingresó en aguas del Golfo de Venezuela (o Golfo de Coquivacoa como se le llamaba en Colombia en esa época), un espacio marítimo que siempre ha estado en litigio entre los dos países.

La situación sucedió en el gobierno de Virgilio Barco, quien antes de proceder a tomar las decisiones políticas y militares que le correspondían para enfrentar la situación, llamaba a la Casa de Nariño a los miembros de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores (CARE), un órgano consultor que ha existido desde antes de nuestra actual Constitución Política, que hoy en día la incluye en su artículo 225.

La CARE es una comisión especial que asesora al jefe del Estado sobre asuntos bilaterales, en especial en momentos de crisis, como la actual, y la integran, los expresidentes de la República y doce congresistas (seis senadores y seis representantes a la Cámara).

Hoy en día, tienen asiento en ella César Gaviria (1990-1994), Ernesto Samper (1994-1998), Andrés Pastrana (1998-2002), Alvaro Uribe (2002-2010) y Juan Manuel Santos (2010-2018).

Los miembros del Senado que acudirían son Paola Holguín (uribista), Claudia Rodríguez (Cambio Radical) y Antonio Sanguino (Alianza Verde), como titulares, y Ana Paola Agudelo (Mira), Lidio García (liberal) y Berner Zambrano (La U), como suplentes. Por la Cámara, los representantes titulares son Juan David Vélez (uribista), Nevardo Rincón (liberal) y José Ignacio Mesa (Cambio Radical) y los suplentes son Jaime Lozada (conservador), Carlos Ardila (liberal) y Jaime Yepes (La U).

El analista en temas de relaciones exteriores Fernando Estrada, recuerda que los presidentes Turbay, Betancur, Barco, Gaviria, Pastrana y Samper fueron quienes más convocaron la Comisión.

Recuerda, por ejemplo, que en los noventa, el expresidente Misael Pastrana, pidió, con un derecho de petición que le envió a la misma Presidencia de la República, que hiciera públicas las actas de las sesiones de la CARE, para que el país conociera las posiciones que habían tenido sus miembros sobre la crisis que se vivía con Venezuela.

La Comisión, sin embargo, entró en desuso en los últimos años. Los expresidentes Alvaro Uribe, y en especial Juan Manuel Santos, se valieron muy poco de sus conceptos.

Por el momento, parece que el presidente Iván Duque tendría una actitud similar a la de sus dos últimos antecesores. Con excepción de Uribe y Pastrana, Duque tiene poca cercanía con Cesar Gaviria, y aún menos con Ernesto Samper y Juan Manuel Santos, así que es probable que prefiera confiar más en sus propios asesores, y en especial en el canciller Carlos Holmes Trujillo.

LA SITUACIÓN ACTUAL 

Pese a esto, el momento actual que se vive en la relación con Venezuela ha llevado a que varios sectores consideren necesario que el presidente Iván Duque llame a la comisión y les exponga la real situación por la que se pasa, más en momentos en que las relaciones con el gobierno de Maduro están rotas y se ha llegado a hablar incluso de una posible intervención militar en el vecino país.

Quienes piden convocarla recuerdan que el objetivo de la Comisión no es solo asesorar al presidente sino ampliar su mirada frente a los asuntos internacionales, para que no corresponda a una política de gobierno, sino de Estado.

El presidente de la Comisión Segunda del Senado (la encargada precisamente de los asuntos exterior y defensa), el liberal Jaime Durán, ofició al jefe del Estado solicitándole que convoque de manera urgente a esta instancia, en especial por la preocupación que hay de una posible salida militar en el vecino país.

“En mi calidad de presidente de la Comisión Segunda de Relaciones Exteriores, muy respetuosamente me permito solicitarle se sirva convocar con carácter de urgente a la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores con el propósito de analizar la difícil situación por la que pasa el vecino país”.

Incluso le pide que en la misma se hable “sobre la alternativa de una posible intervención militar por parte de los Estados Unidos, a través del territorio colombiano”.

El senador del Centro Democrático y miembro de la Comisión Segunda, John Harold Súarez, opina lo contrario. “No veo necesario que el presidente la convoque porque este es un momento en que el presidente Iván Duque ha mostrado su liderazgo y capacidad de convocatoria al mundo y se ha visto la respuesta y confianza del Grupo de Lima, de muchos países que valoran la gestión humanitaria que está haciendo el presidente Duque”, señaló.

En concepto del analista y profesor John Mario González, “la convocatoria de la comisión es más que pertinente, toda vez que es uno los momentos más difíciles en materia de relaciones bilaterales con Venezuela”.

Además, dice, “si bien el manejo de la política exterior es del resorte del presidente y la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores es meramente consultiva y sus recomendaciones no tienen el carácter obligarorio para el presidente, lo que ha habido hasta ahora en el inicio del gobierno del presidente Duque ha sido un manejo muy personalista de la política exterior”.

Para Gonzáles, ese estilo del gobierno es lo que obliga a que escuche opiniones de varios sectores que le podrán acompañar o criticar frente a lo que debe hacer para impulsar la salida de Nicolás Maduro de Venezuela y la reorientación de las relaciones diplomáticas durante la transición, que se espera lidere Juan Guaidó.

Al cierre de esta edición, no se conocía aún respuesta del Gobierno sobre la posibilidad de que la Comisión Asesora sea convocada.

BOGOTÁ (Colprensa).