Diario del Cesar
Defiende la región

De manera manual 150 pescadores recogerán la tarulla en la Zapatosa 

237

POR NINOSKA REYES URDANETA 

Ante la grave afectación que sobre la actividad pesquera, ha causado la presencia de la planta acuática tarulla, en la Ciénaga Zapatosa, el Gobierno departamental implementará un proyecto para la recolección manual de la planta que está abarcando cerca de 40 mil hectáreas, de este importante cuerpo de agua ubicado entre los municipios de Chimichagua, Curumaní, Tamalameque (Cesar) y El Banco (Magdalena).

Participarán 150 pescadores en el proceso de recolección, generando igual número de empleos durante los meses de noviembre y diciembre. La proliferación de la planta, que abarca 35% de la ciénaga, afecta la navegabilidad, impidiendo las labores de pesca y el transporte fluvial en la zona.

La tarulla es una planta acuática originaria de las regiones cálidas de américa del sur, tiene bulbos con aire que le permiten flotar y se reproduce en agua dulce especialmente en ríos y lagos. Es considerada como una especie invasora y su abundancia cambia drásticamente las condiciones de las fuentes de agua, en este caso, las de la Ciénaga de Zapatosa.

Andrés Meza Araújo, secretario de Ambiente, hizo un recorrido por el complejo cenagoso en compañía del alcalde del municipio de Chimichagua, Celso Moreno, y líderes de la pesca y el transporte fluvial de esa zona.

 “A raíz de esta situación se ha visto afectado el trabajo de muchas familias que hoy no tienen como pescar, es una crisis ambiental, social y económica, el señor Gobernador dio instrucciones para que en Chimichagua y Curumaní implementemos un proyecto de destaponamiento manual de cauce con los pescadores de la zona”.

Son 8 mil familias cuyo sustento se deriva de la pesca y otras actividades en la ciénaga. “Esto va a permitir que vuelva la navegabilidad y que el proceso de fotosíntesis y el ingreso de oxígeno a la ciénaga se produzca de manera normal y por ende la misma supervivencia de las especies. Es un proyecto que impacta desde el punto de vista social y económico”, dijo Meza Araújo.

Celso Moreno, alcalde de Chimichagua, celebró la iniciativa del Gobierno Departamental por el beneficio que traerá a las familias pescadoras que están pasando dificultades, mientras que Ever Mejía, transportador fluvial, dijo que “Si encontramos la dificultad para navegar, no podemos trabajar. Los pescadores y transportadores que estamos damnificados, agradecemos de corazón al gobernador por este proyecto”.

Recientemente la Asociación de Pescadores y Productores de Chimichagua, en cabeza de Celso Mejía, denunció que la situación se ha vuelto crítica al registrarse la mortandad de peces ante la falta de oxígeno por la contaminación de la Tarulla.

Explicó el pescador,  que la planta empieza a crecer en la ciénaga durante el verano, el cuerpo de agua se alimenta y la Tarulla cubre la superficie, causando un daño ambiental considerable, ya que no existe un control biológico para combatirla.

Se pierde la navegabilidad para ir a otros pueblos circunvecinos al municipio de Chimichagua como Saloa, La Mata, Sampegua y Candelaria.