Diario del Cesar
Defiende la región

‘Los muertos, ya poco votan en el Cesar’

319

Reconociendo que el delito electoral de la suplantación ha disminuido considerablemente en el departamento del Cesar, el delegado de la Organización Electoral , Óscar Maya Guerrero aseguró que ´ahora en cada elección es más difícil que los muertos voten como ocurría anteriormente. Se han adoptado severos controles para que ello no se dé, y han dado resultados´, dijo.

 En el 2010, año en que el Registrador Nacional tuvo facultades extraordinarias para depurar las bases de datos, unas 800 000 cédulas de personas fallecidas salieron del  Archivo Nacional de Identificación.  Este fue el resultado de cotejar cerca de 2.447.786 registros civiles de defunción en 824 municipios del país.  La labor que obligó visitar 1691 oficinas, actualizó la base de datos de colombianos muertos desde el 16 de junio de 1938 hasta el 31 de diciembre de 2009.

La Registraduría comunicó que, esta actualización se realizó visitando Notarías, Registradurías Auxiliares, Municipales y Especiales, así como funerarias, parroquias, cementerios y oficinas de Medicina Legal para revisar la información de estas entidades que no se hubiera incorporado al Archivo Nacional de Identificación, ANI. Así mismo, se revisaron los registros civiles de defunción existentes en el Servicio Nacional de Inscripción, SIN, de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Aquí, en el departamento del Cesar, el delegado de la Registraduría Nacional, Óscar Maya Guerrero, aseguró que este proceso de depuración de cédulas de personas fallecidas, se hace “permanentemente”.   Aunque no fue preciso en cuanto a la periodicidad, si puntualizó que son los notarios, cónsules y registradores, los que poseen la obligación de avisar los reportes.  “Apenas la persona muere, las entidades deben de notificar y adelantar el acta de defunción, y automáticamente sale del censo electoral”.  Y advirtió que, “las personas que hacen caso omiso a este proceso y prefieren no informar la muerte de la persona, es un número menor”, señaló.

La depuración que se realiza en los archivos del censo electoral, eliminando las cédulas de personas fallecidas, ha sido una tarea importante para la Registraduría Nacional, sobre todo, a vísperas de las elecciones regionales en las que se elegirán a alcaldes, gobernadores, diputados, concejales y ediles.  En este momento, revela que, en Valledupar, se encuentran habilitados para sufragar 140.389 hombres y 156.699 mujeres para un total 297.088 hasta el 13 de enero.

Asimismo, recordó que este problema, el de inscripciones de cédulas de personas fallecidas, anteriormente era “muy grande”.  Situación que se maneja “directamente desde Bogotá para darle freno”.

Entre las estrategias, cuenta Maya Guerrero, están las visitas a funerarias por parte de personas contratadas por la Registraduría  “para determinar quienes realmente habían aparecido en el censo electoral”, sostuvo.

Hoy día, en el caso puntual del Cesar, asegura que es un “problema menor” luego de la purificación que se hizo; refiriéndose a las jornadas de renovación de cédulas en las que se pusieron en funcionamiento aquellas con características amarillas y hologramas.

Durante este proceso, se necesitó la presencia de los ciudadanos, lo que sirvió para identificar que quienes no asistieran, era “porque estaban muertas”, acotó Maya.

IDENTIFICACIÓN DACTILAR

A través del sistema de biometría, implementación tecnológica que permite la identificación dactilar de los votantes, asegura el delegado, la Registraduría ha logrado identificar a las personas que tratan de usurpar la identidad de otras.  Al no coincidir la huella con el nombre y el número de identidad “se le prohíbe votar al habitante”.  Asimismo, quien cometa una suplantación electoral podrá ser judicializado.  Esto, según las normas electorales expedidas por el ministerio del Interior, “tendrá cárcel de cuatro a ocho años”. Establece este gabinete.  Sin embargo, “el gobierno no provee los recursos necesarios”, se quejó  el delegado Óscar Maya Guerrero.

Igualmente, aseguró Maya Guerrero que, “en el departamento del Cesar, no se tiene capturas de personas sorprendidas suplantando electoralmente a otra.  Y en caso de ocurrir, es la Fiscalía, la encargada de adelantar la judicialización”.

DIARIO DEL CESAR indagó por las poblaciones con mayores posibilidades de presentar este delito, pero el funcionario prefirió no aventurarse, “no me atrevo a decirlo”.

¿CÓMO SE CONTROLA LA RECOLECCIÓN DE FIRMAS?

En el tema de recolección de firmas, mecanismo de inscripción participativa utilizada por algunos dirigentes políticos, dijo el delegado, Óscar Maya Guerrero que, “evidentemente” la Regitraduría sabrá cuáles pertenecen a cédulas de personas fallecidas.

Pese a que la Fiscalía en el Cesar informó que existen procesos de investigación por la utilización de cédulas de personas fallecidas para completar el número de firmas; el delegado de la Registraduría, Óscar Maya Guerrero, afirmó que, “sabemos quienes fallecieron y quienes no hacen parte del Archivo Nacional de Identificación, ANI”.  Sobre este particular, DIARIO DEL CESAR indagó a la directora encargada de la Fiscalía General en el Cesar, Elaine Cure; pero no entregó información, indicando que “por ser procesos abiertos, no se pueden dar detalles”.

OTROS ASPECTO.

Sobre la pregunta ¿qué pasa con aquellas personas que nunca han votado pese a ser mayores de edad? El delegado de la Registraduría, Óscar Maya, dilucidó que no hay sanciones para este grupo de ciudadanos debido a que en Colombia, “el voto no es obligatorio sino voluntario”.  Sin embargo, quedan inscritas en el punto más cercano donde obtuvieron el documento.  Acotó también, que según los últimos reportes, la abstención del voto en Colombia es del 50 %.

La inscripción de cédulas, empezó el 27 de octubre del 2018 y se extenderá hasta el 27 de agosto del presente año.