Diario del Cesar
Defiende la región

Comerciantes exigieron la reapertura de bares, billares y las discotecas 

23

POR NINOSKA REYES URDANETA 

“Treinta años de trabajo los perdí en siete meses. Auxilio, necesitamos ayuda gubernamental, la pandemia ha acabado con el sector licorero y de entretenimiento en la capital del Cesar”, fue la consigna de Gabriel Villa, propietario de un establecimiento nocturno en Valledupar, y quien se une a la voz de protesta de los comerciantes de licores, que piden inmediata reapertura con la reactivación económica anunciada en el municipio.

Villa participó durante la mañana de ayer, en una protesta pacífica que frente a  la sede de la Alcaldía de Valledupar realizaron propietarios, trabajadores y comerciantes del sector licorero y de entretenimiento para solicitar el derecho al trabajo con la reapertura de sus locales.

Apostados en la Plaza Alfonso López permanecieron por varias horas, con pancartas, arengas, pitos y megáfono, pidieron a viva voz la intervención de la Administración municipal en la situación que atraviesan.

   “Los que estamos legalmente establecidos somos los afectados, ya que durante la pandemia se han abierto una cantidad de locales en la ciudad de manera ilegal y sin pagar impuestos al municipio. A nosotros nos tienen cerrados, pero otros están laborando libremente, estamos muy afectados económicamente”, dijo Gabriel Villa mientras ondeaba la bandera de Colombia.

Consideran que desde que se decretó la reactivación económica el 1º de octubre, este sector ha sido ignorado por las autoridades y con ello ha proliferado la informalidad, la ilegalidad y locales que hasta están funcionando en casas de familia sin ningún tipo de control.

Alexander Barrionuevo, presidente de la Asociación de Comerciantes de Bebidas, Licores y Entretenimiento de Valledupar, dijo que la jornada consistió en un plantón frente a la sede de la Alcaldía de Valledupar, para llamar la atención de las autoridades y buscar alternativas para ayudar este sector de la economía, que ha sido tan golpeado por la pandemia en los últimos siete meses.

 “La afectación económica es muy grande, son más de 400 locales afectados entre bares, discotecas y billares en la ciudad, donde además muchas personas han quedado sin empleo y sin posibilidad de llevar el sustento a sus familias”, dijo.

Destacó el representante del gremio, que con esta negativa de la Alcaldía en permitir la reapertura de los locales, se ha incentivado la informalidad en los barrios, en residencias que en sus patios ofrecen servicios de entretenimiento sin medidas de bioseguridad. “Si la Alcaldía nos autoriza trabajar, nos comprometemos a implementar los protocolos contra el Covid-19 y hasta capacitarnos a través de la Cámara de Comercio. Nos habían prometido la autorización para el 15 de octubre y a la fecha no se ha hecho ningún acercamiento”, afirmó.

Arnold Castillejo, otro de los comerciantes afectados en Valledupar, afirmó que el quiebre de si negocio es inminente sino se buscan soluciones para la reactivación, ya que el año pasado fue afectado por los trabajos realizados en la avenida Simón Bolívar y cuando ahora pensaba recuperarse, los toma la pandemia. “Solicitamos al alcalde Mello Castro, al gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo y a las entidades públicas involucradas, que son siete meses de afectación que llevamos, no aguatamos más; ya no sería el Covid-19 el que nos mate, sino el hambre y las necesidades”.

Por otra parte, pidió a la Alcaldía de Valledupar que les permita involucrarse en la línea de crédito que recientemente anunció el Presidente de la República, porque “todo queda en papel y los auxilios financieros nunca llegan”.

APOYO DE OTROS MUNICIPIOS 

A la protesta pacífica, asistió una comisión de la Asociación de Comerciantes de Licores de La Jagua de Ibirico (Ascolijagua), la cual está ofreciendo apoyo al gremio vallenato y proponiendo un frente en común en el Cesar para exigir la reapertura del sector en todo el departamento.

José Amín Hernández, miembro de Ascolijagua, manifestó que el gremio está en una situación de quiebra, además de la preocupación que genera la informalidad que se está generando en todos los municipios. “Pedimos a las autoridades que nos dejen trabajar, estamos dispuestos a someternos a todos los controles, y a la vez aplicar los protocolos de bioseguridad para mitigar el Covid-19”.

RESPUESTA GUBERNAMENTAL 

La manifestación pacífica culminó con una reunión con el secretario de Gobierno Municipal, Luis Galvis, y una comisión del gremio de licoreros, quien acordaron implementar a partir de hoy una mesa de trabajo para iniciar con planes pilotos de reapertura a partir del 1º de noviembre.

Alexander Barrionuevo, presidente de la Asociación de Comerciantes de Bebidas, Licores y Entretenimiento de Valledupar, informó que inicialmente se trabajará con diez o doce establecimientos durante quince días y de acuerdo al comportamiento de la ciudadanía se irá dando la reapertura de manera progresiva.

Destacó que los primeros en iniciar serán los que tengan la documentación en regla y los espacios adecuados para aplicar las medidas de bioseguridad, principalmente en el control del aforo, que se estima no superará el 30%.

Sin embargo, en la reunión de hoy serán socializadas las medidas a tomar. “Es una luz de esperanza en medio de tanta adversidad, por algo se empieza y ya fuimos escuchados por las autoridades, quienes tienen en sus manos autorizar la reapertura de este sector”, afirmó.