Diario del Cesar
Defiende la región

Concejo debatirá la migración venezolana y el trabajo infantil 

85

La utilización de niños, niñas o adolescentes para pedir dinero en las calles es un flagelo que no parece dar tregua, por el contrario, hay señales de ir en aumento. Según las autoridades, el panorama se ha recrudecido en los últimos años por la llegada de familias venezolanas a la ciudad, esta preocupante situación se tratará el día de hoy en el Concejo de Santa Marta.

Por invitación del Concejo de Santa Marta, la Secretaría de Seguridad y Convivencia Ciudadana, y Migración, acompañados de la Policía Metropolitana, han estado realizando operativos de verificación de niñez migrante, en diversos puntos de la capital del Magdalena, con el propósito de permitir la explotación de niños, niñas y adolescentes.

Cabe precisar que la solicitud de citar al recinto de la corporación a las autoridades en cabeza de la Secretaría de Seguridad, Migración Nacional, la Policía, Icbf, para exponer y explicar la problemática y así dar claridad sobre el proceso de migración en capital del Magdalena y las acciones que se viene tomando al respecto, fue realizada por Juan Carlos Palacio Salas, concejal de la ciudad, a través de una proposición aprobada por los demás concejales.

Asimismo, es importante recordar que, la pregunta para los citados es el resultado de los operativos que se hacen en la ciudad en contra de otro flagelo que se desprende de la migración: el trabajo infantil.

Palacios, mencionó que, “queremos saber cuáles son los operativos que se viene dando con respecto al tema de los ciudadanos extranjeros, las acciones que está tomando el Bienestar con relación a los menores que se encuentran trabajando en los diferentes semáforos de la ciudad. No es uno solo, de 8 y hasta 10 niños se ven pidiendo limosna en todos los semáforos del Distrito”, añadió Palacio.

De acuerdo con lo informado por las autoridades, durante el confinamiento por la pandemia, la mendicidad en la ciudad se ha agudizado la presencia de niños y niñas que piden limosna o venden dulces en los semáforos.

Se prevé que los niños sin ir al colegio y padres que se quedaron sin trabajo, pueden derivar en que muchas familias queden prácticamente en condición de mendicidad. En las actuales condiciones y, pese al aislamiento, muchos de esos padres desempleados salen a rebuscar el sustento para sus familias y no tienen más opción que llevar consigo a sus hijos, exponiéndolos no solo al contagio del covid-19 sino a los conocidos peligros de la calle.

Finalmente, Sandra Vallejos, indicó que “se hizo una verificación por parte de Migración Colombia del estado antes de estas personas y notamos que llegaron de forma irregular, que están en sitios críticos de la ciudad, que provienen en este momento de invasiones que se están desarrollando por parte de algunas personas provenientes del vecino país, lo que obviamente ha agudizado la problemática de la mendicidad, sin embargo, para el Distrito es un escenario de riesgo cada vez que la mendicidad cuando se habla en términos penales en la utilización de niños”