Diario del Cesar
Defiende la región

Fuerte vendaval arrasó con cultivos y dejó incomunicada la vereda Los Deseos

171

Momentos de pánico y desespero, vivieron la tarde del sábado alrededor de cien personas en la vereda Los Deseos en San José de Oriente, municipio La Paz, Cesar, luego que un fuerte aguacero, acompañado por ráfagas de vientos y granizo, destruyera todo lo que encontraba a su paso hasta el punto de acabar con los cultivos de 28 campesinos y dejar incomunicado el sector.

Dos horas fueron suficientes, para que por efectos de la naturaleza, el lugar se convirtiera en ruinas y desolación, específicamente en la finca El Algarrobo, donde habitan familias víctimas del conflicto armado y cuyo sustento económico es la producción de sus tierras.

Melba Montes Rojas, una de las afectadas, dijo “fue una situación catastrófica la que vivimos, el agua y el viento se llevaba todo lo que conseguía, el techo de unas siete viviendas se desprendió y el cultivo volaba por el área, mientras las matas se partían perdiendo todo lo que hasta ahora se había logrado con la producción en más de 20 hectáreas aproximadamente”.

Se perdieron las cosechas de yuca, auyama, maíz, papaya, frijol, ajonjolí, plátano, cacao, tomate, ají, guineo, entre otros; además de muchos animales que fueron arrastrados por la corriente.

“No hay esperanzas de nada, ahora toca esperar una nueva cosecha, y mientras tanto la economía se va al suelo, no tenemos de donde sostener a nuestras familias. Estamos tratando de recuperar lo que se pueda, pero hay mucho destrozos”, afirmó.

Detalló que en la veredera el 60% de la población es de la tercera edad, todos víctimas del conflicto armado. También residen niños y personas discapacitadas, cuyo sustento se basa en los cultivos que durante el año van sacando y comercializan entre los municipios de La Paz y Valledupar.

Ángel Campos, otro de los afectados, exhorta a la Oficina de Prevención y Desastres en el departamento para que actúe y los ayude a solventar la situación, además de gestionar acciones para despejar las vías de acceso a la vereda.

 “Enviamos un grito de auxilio a la Alcaldía de La Paz, Gobernación del Cesar y todos los entes involucrados en este tema. Somos familias humildes, sin recursos cuya único ingreso es el cultivo. Necesitamos que se pongan la mano en el corazón y nos traigan ayuda al sector”, afirmó.

Para Eliseo Trillo Rodríguez, otro habitante de la vereda, la situación requiere de una intervención urgente de las autoridades municipales y departamentales. “Lo perdimos todo, lo que sembramos y esperamos hasta por seis meses para recoger, nuestros bienes y animales como gallinas y patos que fueron arrastrados por la corriente de agua”.

Reiteró el llamado a los funcionarios de gestión del riesgo en el Cesar, para que se acerquen al lugar y ayuden a buscar alternativas, principalmente para despejar las vías de acceso a la vereda que están totalmente obstaculizadas. “Quedamos en el aire, necesitamos ayuda para poder salir adelante”.

EVALUARÁN DAÑOS

Carlos Villamizar, coordinador municipal de Gestión del Riesgos de Desastres  en La Paz, informó que hoy una comisión integrada por funcionarios de Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos, Ejército y Policía, se trasladará a la vereda Los Deseos para evaluar los daños y articular acciones que permitan ayudar a los afectados.

Explicó que se realizará una evaluación de daños y necesidades en la zona afectada, para determinar el plan operativo que conllevará a retornar la normalidad y ayudar a los más de 20 campesinos afectados por el fenómeno natural.

Se tomarán acciones a corto plazo en los puntos que así lo ameriten, para luego establecer mesas de trabajo con la Alcaldía de La Paz y la Gobernación del Cesar, en busca de alternativas para estas personas que viven de la producción de sus tierras.

70 ÁRBOLES SE CAYERON EN SAN DIEGO

La fuerte tempestad del fin de semana, también causó serias afectaciones en el municipio de San Diego, más de 70 árboles se cayeron en la vía San Diego-Media Luna, además del desbordamiento del río El Salao en la vereda Sama Santa Isabel. El fuerte vendaval ocasionó la caída de centenarias Ceibas.

La emergencia fue atendida por funcionarios de la administración municipal, con el apoyo de la Policía, Bomberos y Defensa Civil. También se presentó el alcalde de San Diego, Carlos Mario Calderón, lideró la gestión para despejar las vías afectadas.

Julio Perea Quintero, secretario de Infraestructura, informó que esta situación ha causado una pérdida irreparable al medio ambiente, por el desplome de más de 70 árboles de distintas especies.

 “Eran muy grandes, proporcionaban oxígeno y un hábitat para los animales silvestres, además de proteger el terreno de la erosión. Con ayuda de Defensa Civil y Cuerpo de Bomberos, fueron cortados y retirados para despejar la vía”.

Informó que han solicitado el acompañamiento de Corpocesar, para determinar el tipo de aprovechamiento forestal que pueden realizar y coordinar la siembra de otras especies en el lugar.