Diario del Cesar
Defiende la región

Lo mataron de un tiro detrás de la oreja

144

La muerte de Iván Enrique Oviedo Valera, cuyo cuerpo fue hallado sumergido en las aguas del río Cesar, a la altura del puente Salguero, en el kilómetro 6, vía Valledupar- La Paz, fue producto de una herida con arma de fuego.

Así lo determinó el Instituto de Medicina Legal el cual en la inspección al cadáver encontró que al joven le habrían disparado en la boca, por lo que el proyectil salió por la parte posterior de la cabeza, cerca de una de sus orejas.

Según las primeras informaciones, Oviedo Valera fue trasladado hasta ese lugar por otro sujeto que lo asesinó y posteriormente emprendió la huida.

Oviedo Valera fue visto por algunos transportadores que pasaban por el lugar y de inmediato alertaron a las autoridades policiales del hallazgo.

Uniformados de la Policía se acercaron a verificar dicha información y recolectaron algunos testimonios entre la ciudadanía, seguido a esto llamaron a funcionarios del Cuerpo de Bomberos de Valledupar para que pudieran sacar a Oviedo Valera del sitio.

Los bomberos acudieron al llamado y procedieron a sacar el cuerpo sin vida y constatando la identidad. Asimismo, el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía realizó la inspección técnica al cadáver, trasladándolo a la morgue del Instituto de Ciencias Forenses de Medicina Legal de Valledupar, para la respectiva necropsia.

Inicialmente, las autoridades del caso dijeron que el cadáver de Iván Enrique Oviedo Valera no presentaba señales visibles de violencia; sin embargo, es Medicina Legal la encargada de confirmar esto a través de la inspección.

En el lugar fue hallado un carro color verde, de placas BDW-659, que aparentemente no pertenecía al occiso.

El joven era residente en el barrio Villa Haydith de esta ciudad y será el CTI de la Fiscalía el encargado de dar con los responsables de quitarle la vida a Oviedo Valera.