Diario del Cesar
Defiende la región

Congreso le tramitará ley especial a ´Jorge Cuarenta´ 

158

La iniciativa permitiría que los exparamilitares se beneficien de las sanciones propias que impone la justicia transicional. 

Apropósito de la llegada al país del exparamilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’, y del pedido que han hecho las víctimas para que cuente toda la verdad, en el Congreso hace trámite una iniciativa para promover su comparecencia ante la justicia transicional.

El propósito del proyecto es que los ex jefes de las autodefensas puedan acudir a la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) y allí cuenten detalles de los crímenes que cometieron y puedan acogerse a las penas propias que impone dicho tribunal especial.

El senador Roy Barreras sostiene que esta iniciativa “permitirá que los paramilitares, los que están regresando al país, los que fueron expulsados de Justicia y Paz, los que nunca pudieron entrar y no le han dicho la verdad a las víctimas, puedan ir a la Comisión de la Verdad y a la JEP, a decirle a las víctimas dónde están sus seres queridos, sus desaparecidos, dónde está la verdad de quienes dieron las órdenes, dónde están los políticos que estimularon esas violencias”.

El congresista espera que el Gobierno permita que este proyecto de ley pueda avanzar sin contratiempos. “Esperemos que tenga el trámite que se merecen las víctimas y que abra una nueva oportunidad para la verdad en Colombia”, manifestó.

Aseguró que Rodrigo Tovar habría participado en muchos crímenes que hoy no han sido aclarados dentro de la Ley de Justicia y Paz.

“’Jorge 40’ llegó al país y hay 1486 crímenes en investigación, de los que reconoció 600. Allí hay masacres, secuestros desapariciones, hay familiares que necesitan saber dónde están sus hijos o sus parejas, en qué cementerios clandestinos o fosas comunes están. La verdad es lo que él debe decir y sus vínculos también con la política y los financiadores”, indicó.

Según el autor, este proyecto de ley también garantizaría que el exjefe paramilitar Salvatore Mancuso pueda comparecer ante la JEP y aclarar más de 52.000 crímenes que se cometieron durante esa época en Colombia.

Si esta propuesta es aprobada en el Congreso, los exparamilitares también podrían recibir los mismos beneficios de los cuales hoy gozan los desmovilizados de las Farc.

LO QUE LE ESPERA EN LA JUSTICIA ORDINARIA 

Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’,  luego de su arribo al territorio nacional permanece a  disposición de la Fiscalía General de la Nación.

El ministro encargado de Justicia, Javier Sarmiento Olarte aseguró que ‘Jorge 40’ fue deportado al país tras las labores adelantadas por el gobierno colombiano en territorio estadounidense. El funcionario dejó claro que el exparamilitar quedará a disposición de la justicia ordinaria, debido a que en 2015 fue expulsado de Justicia y Paz.

Para Sarmiento Olarte, ‘Jorge 40’ debe garantizar los derechos a la verdad, la justicia, la reparación y garantías de no repetición de las víctimas, por lo que será necesario que una vez Migración Colombia verifique los antecedentes penales, sea privado de la libertad debido a que tiene más de 35 órdenes de captura, 40 medidas de aseguramiento y más de 1456 investigaciones penales.

Así las cosas, ‘Jorge 40’ estará en manos de la Fiscalía General debido a que, nunca compareció ante las audiencias que se realizaron en Justicia y Paz. A el exjefe paramilitar se le investigaba bajo esa jurisdicción por homicidios selectivos en el territorio nacional, mientras estuvo en el grupo ilegal.

El otrora exjefe paramilitar tiene condenas por homicidios selectivos, como el del profesor Alfredo Correa de Andréis, y por otros crímenes de los paramilitares del bloque Norte de las Auc, como desplazamientos, secuestros y masacres como la de El Salado (2000).

Además de eso, había pedido pista en la Jurisdicción Especial para la Paz, por lo que con su equipo de abogados no descartará en seguir insistiendo por tal solicitud, debido a que, a su juicio, esa es la única forma en la que puede garantizar la verdad, reparación y no repetición en la que insistió el ministro de justicia encargado.

Días atrás, la Procuraduría precisó que ‘Jorge 40’ deberá responder ante la justicia ordinaria por graves violaciones al Derecho Internacional Humanitario, teniendo en cuenta su renuencia a colaborar en el esclarecimiento de la verdad. A juicio del órgano de control, el aporte del exparamilitar contribuirá a resolver las preguntas que desde hace décadas se formulan las víctimas de esa organización ilegal al margen de la ley.

El ministro de Justicia encargado, Javier Sarmiento, indicó que a alias ‘Jorge 40’ ahora  lo espera la justicia penal ordinaria, luego de haber sido expulsado en 2015 de Justicia y Paz, la ley que cobijó a los paramilitares desmovilizados.

 “Todas las autoridades colombianas se han coordinado para recibir a dicha persona, proceder con su captura, legalizarla y que quede privado de la libertad en uno de los establecimientos de reclusión del orden nacional”, agregó el ministro de Justicia encargado.

Alias Jorge 40 hizo parte del Bloque Norte de las AUC y se le atribuyen masacres como la de El Salado, en el Carmen de Bolívar.

Fue expulsado del proceso de Justicia y Paz por su renuencia a colaborar con las autoridades colombianas y permaneció por 12 años en el país nortemaericano, pagando una condena por narcotráfico. Sin embargo, tiene procesos pendientes relacionados con el conflicto armado.

Las víctimas han reiterado en varias ocasiones las cuentas de ‘Jorge 40’  con la justicia y han reclamado que el exparamilitar haya sido extraditado a pagar por delitos distintos a los relacionados con el dolor que les fue causado.

En total, son 1.486 procesos investigativos  los que se adelantan en contra de ‘Jorge 40’ por múltiples delitos.

La Fiscalía detalló que Tovar Pupo figura con 1.076 investigaciones bajo la Ley 600 de 2000 y 410 procesos por la Ley 906 de 2004 (Sistema Penal Oral Acusatorio), además registra 38 medidas de aseguramiento y 35 órdenes de captura vigentes registrados en los sistemas misionales de la Fiscalía.

Y por la Dirección de Justicia Transicional se reportan 65 órdenes de captura y 109 medidas de aseguramiento; por lo que seguirá a disposición de las autoridades judiciales colombianas.

La Dirección Especializada de Justicia Transicional cuenta con un grupo de compulsa de copias, en el cual se adelantan los proceso contra exparamilitares excluidos de Justicia y Paz, como el caso de Tovar Pupo.  En este sentido, estos procesos también se adelantan por la justicia ordinaria.

El ente investigador enumeró algunos de los delitos por los cuales deberá responder el excomandante de las AUC: desaparición forzada, concierto para delinquir, homicidio en persona protegida, entrenamiento para actividades sicariales, secuestro extorsivo, homicidio con fines terroristas, hurto calificado, tráfico de  estupefacientes, desplazamiento forzado, reclutamiento de menores y tortura en persona protegida, entre otros.

Las víctimas de El Salado esperan que pida perdón  

El exjefe paramilitar dio la orden de entrar en este corregimiento de los Montes de María, en donde fueron asesinadas más de 100 personas.

El 22 de febrero del año 2000, el corregimiento de El Salado, en jurisdicción de El Carmen de Bolívar, fue testigo de una de las masacres más atroces que hayan cometido los paramilitares en Colombia.

Un total de 450 hombres, bajo las órdenes de alias ‘Jorge 40’, irrumpieron en esta población de los Montes de María, donde torturaron y hasta violaron a varias mujeres. En total fueron más de 100 las personas asesinadas en este episodio de la violencia del país.

Veinte años después de la masacre de El Salado, y luego de 12 años de condena en Estados Unidos, Rodrigo Tovar Pupo volvió al país. Las víctimas esperan que con su regreso se conozca la verdad de lo sucedido, pero que, sobre todo, el exjefe paramilitar pida perdón.

 “Yo le ruego que pida perdón por todo lo que pasó aquí, que nos afectó a todos. Aunque ya nosotros estamos aquí viviendo tranquilos, entonces tenemos que perdonar porque no queremos que esto vuelva a pasar”, afirmó Adela Duarte, una de las sobrevivientes de la masacre.

Las víctimas indicaron que las puertas de El Salado están abiertas si ‘Jorge 40’ quiere pedir perdón y que esperan que su regreso también ayude a que se logre una verdadera reparación de los sobrevivientes de la masacre.

 “Si él viene a reparar a las víctimas y a pedir perdón eso es lo correcto, porque no todo puede ser odio. Nosotros queremos estar en paz, y hay un pacto firmado de no repetición y uno quiere estar viviendo tranquilo. Y con respecto a la reparación, a mí y a mi familia nos reconocieron como víctimas de Mancuso, pero aún no hemos sido reparados”, comentó Roberto Pérez, habitante de El Salado.

Es importante destacar que alias ‘Jorge 40’ deberá cumplir con las sentencias judiciales, las 147 medidas de aseguramiento y las 100 órdenes de captura que hay vigentes en su contra en el país.

JEP NADA QUE VER  

La Jurisdicción Especial de Paz, JEP, negó la entrada del deportado en 2019, aludiendo que los paramilitares como ‘Jorge 40’ no pueden acudir a la JEP en calidad de testigos comparecientes cuando han sido sujetos procesales de la Ley de Justicia y Paz.

La defensa de ‘Jorge 40’ apeló la decisión para que sea admitido a esa jurisdicción, argumentando que, al haber sido expulsado de Justicia y Paz por negarse a comparecer, no ha aportado la verdad sobre los crímenes cometidos bajo su mando.

¿Quién es Rodrigo Tovar Pupo? 

El nombre de Rodrigo Tovar Pupo es uno de los más citados en las condenas emitidas por la justicia colombiana en los procesos por la denominada ‘parapolítica’.  Alias ‘Jorge 40’, como era conocido dentro de la Autodefensas Unidas de Colombia, fue uno de los artífices de las alianzas con dirigentes políticos del norte del país, principalmente.

En los fallos judiciales es fácil encontrar el nombre de Tovar Pupo como el encargado de celebrar reuniones y encuentros para fijar el apoyo de las AUC a las campañas políticas y así aumentar el poder y control de los grupos paramilitares en el Congreso de la República.

El computador que le incautaron a uno de sus subalternos en 2006 tras la desmovilización de las AUC fue pieza central de los primeros procesos de la ‘parapolítica’ en la Corte Suprema de Justicia y la Fiscalía General de la Nación.

Como si se tratara de las cuentas de una empresa, ‘Jorge 40’ contaba con los nombres completos de políticos y comerciantes de la región que fueron apoyados por los paramilitares. Igualmente, registraba de manera minuciosa las “cuentas de cobro” o asesinatos que se ejecutaron después de la dejación de las armas.

Con estos datos las autoridades empezaron a crear su “lista” legal de aquellos dirigentes que firmaron pactos y convenios para llegar al Congreso y apoyar el proyecto político paramilitar desde el Senado y la Cámara de Representantes.

Su nombre además se convirtió en sinónimo de terror. De su boca salieron las órdenes directas para masacrar y desplazar a comunidades enteras a las que acusaba de tener vínculos con los grupos guerrilleros.

Fue así como se convirtió en uno de los jefes paramilitares más poderosos dentro de la estructura, llegando a comandar el Bloque Norte de las Autodefensas que delinquía en los departamentos del Cesar, Magdalena y La Guajira.

Igualmente, ayudó a fundar otros brazos armados de esta estructura en diferentes departamentos de esa parte del país.

Según la Fiscalía alias ‘Jorge 40’ tiene 35 órdenes de captura vigentes y 38 medidas de aseguramiento. Entretanto, registra 65 órdenes de captura y 109 medidas de aseguramiento por la Dirección de Justicia Transicional.

A alias ‘Jorge 40’ también se le atribuye su responsabilidad en los asesinatos de varios exparamilitares que hacían parte del bloque Norte de las Autodefensas.

Asimismo, los fiscales especializados investigan al excabecilla de las autodefensas por varios casos de secuestro, entrenamiento para actividades sicariales, actos de terrorismo, desplazamientos y desapariciones forzadas.

Los investigadores también procesan a alias ‘Jorge 40’ por su responsabilidad en varias masacres cometidas por los grupos paramilitares, entre ellas la perpetrada en la población de El Salado entre el 16 y el 22 de febrero del año 2000, la cual dejó un saldo de  60 campesinos y trabajadores asesinados brutalmente y originó el desplazamiento de toda la población.

Por su parte, el ministro de Justicia encargado Javier Sarmiento celebró  la deportación de alias ‘Jorge 40’ a Colombia y confirmó que el exjefe paramilitar quedará a disposición de la justicia ordinaria como quiera que para el año 2015 fue expulsado de la ley de justicia y paz.