Diario del Cesar
Defiende la región

Corte tumbó sentencia contra Monsalvo, se reintegra al cargo 

151

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia revocó la condena de cinco años, un mes y 16 días de prisión en contra del gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo Gnecco y lo absolvió, en fallo segunda instancia, por el delito de corrupción al sufragante durante las elecciones de octubre de 2011.

Así lo dio a conocer ayer el alto tribunal, que por medio de la Sala de Primera Instancia, había proferido fallo condenatorio contra el mandatario cesarense, luego de acoger los argumentos aportados por la Fiscalía General de la Nación.

Con la decisión, Monsalvo recobra la libertad, ya que se le había negado la suspensión condicional de la ejecución de la pena, la cual cumplía en la figura de prisión domiciliaria. La providencia también tumba la inhabilidad sobreviniente contenida en el artículo 30, numeral 10 de la Ley 617 de 2OOO, para el ejercicio del cargo de Gobernador del Cesar, la cual señala: “Quien haya sido condenado en cualquier época por sentencia judicial, a pena privativa de la libertad (…), excepto por delitos políticos o culposos; o haya perdido la investidura de congresista o, a partir de la vigencia de la presente ley, la de diputado o concejal; o excluido del ejercicio de una profesión; o se encuentre en interdicción para el ejercicio de funciones públicas”.

Así las cosas, Monsalvo Gnecco volverá a su cargo como gobernador del Departamento del Cesar.

“Se revoca la sentencia proferida el 24/07/2020 por la Sala Especial de Primera Instancia, para en su lugar absolver a Luis Alberto Monsalvo Gnecco. Así mismo se ordena restablecer los derechos disponiendo el levantamiento de cualquier medida cautelar existente en su contra en virtud del presente proceso y/o relacionada con la ilicitud por la que ha resultado absuelto. Se dispone la libertad inmediata del señor Luis Alberto quien se encuentra en prisión domiciliaria actualmente”, dice un extracto de la decisión de la Corte Suprema, cuyo fallo aún no ha sido revelado.

¿POR QUÉ LO HABÍAN CONDENADO?  

Durante la investigación, un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia acusó al entonces candidato a la gobernación del departamento para el periodo 2012 – 2015, Monsalvo Gnecco de firmar pactos con los representantes de los sectores de invasió́n Tierra Prometida, Guasimales y Emmanuel, en Valledupar, con el compromiso de mantenerles la situación de ilegalidad a cambio de votos.

“Es evidente la gravedad del daño causado al bien jurídico con la conducta punible, los mecanismos de participación democrática, pues al condicionar el voto no solo privó de la libertad a los electores sino que obtuvo ventaja ilícita sobre sus contrincantes en la aspiración a la Gobernación del Departamento del Cesar”, precisó la Corte en su sentencia de primera instancia.

Un fiscal delegado ante la Corte Suprema entregó a esa corporación videos, declaraciones y los acuerdos. Así las cosas, con ese material, la Fiscalía demostró que Monsalvo Gnecco, supuestamente, se aprovechó de la necesidad de las comunidades vulnerables y pactó permitir que una condición contraria a la ley se prolongara para asegurar votos.

 “Luis Alberto Monsalvo Gnecco actúo con conciencia de su antijuridicidad, ya que como economista con énfasis en administración de empresas y especialista en evaluación social de proyectos, político con experiencia en contiendas electorales para Corporaciones nacionales -por la circunscripción electoral del Cesar- sabía perfectamente que, al prometer la dádiva en los términos evaluados, seccionaba la libertad de los sufragantes aptos para votar en las elecciones a la Gobernación del Cesar”, decía en el sentido de fallo.

En su momento, la Sala de Instrucción de primera instancia, reseñó que el gobernador “desnaturalizó” la libertad del voto no solo de los líderes firmantes del acuerdo sino el de toda una población, afectándose la autonomía personal de los electores, cuya finalidad corruptora derivó en que a través de esa promesa su propósito fue el de obtener su apoyo.

Si bien, meses atrás el alto tribunal mostró responsabilidad del actual gobernador en los hechos, la Corte dejó claro que Monsalvo Gnecco ha asistido voluntariamente a las audiencias de formulación de imputación y acusación, preparatoria e instalación del juicio oral y la de alegatos de conclusión en el juicio oral, por lo que no hace necesario imponer medida de aseguramiento.

 “No ha rehuido su comparecencia ante el Juez de Control de Garantías ni ante esta Corte, no se advierte necesario ordenar su captura en este acto procesal y, en consecuencia dispone que continúe en libertad hasta la emisión de la sentencia”, reseñó la providencia en su momento.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, “la conducta punible se presentó en Valledupar entre agosto y octubre de 2011 durante la campaña electoral, que tenía como finalidad elegir al Gobernador del Cesar para el periodo 2012-2015”.

Se conoció que Monsalvo Gnecco recobraría la libertad este mismo jueves.