Diario del Cesar
Defiende la región

Su mayor anhelo es ´aterrizar´ en la JEP  

88

Para la defensa de ´Jorge 40´ es claro que el propósito en el que trabajan actualmente es buscar su ingreso a la Jurisdicción Especial para la Paz. Pero este tribunal también le ha puesto condiciones-

Aunque la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas le negó su sometimiento como excombatiente del conflicto armado, le pidió que le enviara pruebas que acrediten que financió y auspició organizaciones paramilitares desde finales del año 1996 hasta 1998. Esos delitos sí podrían ser juzgados por esta justicia.

Y es que la JEP es la tabla de salvación de ´Jorge 40´ para no revivir las duras penas de prisión que le impuso la justicia ordinaria donde tiene pendiente varias condenas por su cruento accionar paramilitar y el de los hombres que tuvo bajo su mando.

Es por ello que la estrategia de Rodrigo Tovar Pupo, quien era conocido en las autodefensas como ´Jorge 40, su única alternativa para no purgar cárcel por más de 60 años es la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). A este tribunal llegaría con el propósito de revelar toda la verdad y volver a contar los hechos que ya dijo en Justicia y Paz, el tribunal que se creó cuando se desmovilizaron los paramilitares.

La posición de la JEP es clara: estudiar su caso como un tercero civil, es decir, como un financiador y auspiciador de organizaciones paramilitares desde 1996 a 1998, antes de ingresar a las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc). De hacerlo, los magistrados le solicitaron que envíe “por escrito el compromiso concreto, claro y programado de verdad no conocida en la justicia ordinaria, de reparación y de no repetición”.

 “Los miembros de las ‘autodefensas’ –incluso si llegaron a estar revestidos del estatus de combatiente– pueden comparecer si y solo si, antes o después de portar armas, actuaron como terceros financiadores o colaboradores. Acogiendo la interpretación de la Corte Constitucional sobre el conflicto, según la cual éste es un fenómeno social complejo y multicausal”, dice el auto.

En la solicitud de sometimiento hecha por Tovar Pupo, en septiembre de 2019, manifestó que fue “ideólogo, propulsor e integrante del proyecto de Autodefensas”, que desarrolló estrategias “para enfrentar a la guerrilla fuera de los cánones institucionales” y que financió y auspició organizaciones paramilitares desde 1996. Además, manifestó que desde 1998 decidió formar parte de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU), extendiéndose a otras zonas, hasta convertirse en segundo al mando del Bloque Norte de las Autodefensas.

La Sala aprovechó para recordarle que en 2015 fue expulsado de Justicia y Paz por no aceptar su participación en crímenes de reclutamiento forzado de menores, violencia de género y secuestro ni haber reparado a las víctimas. “El señor Rodrigo Tovar Pupo tuvo la oportunidad, en su calidad de exparamilitar, de someterse a Justicia y Paz, (…) pero fue excluido de ella por no contribuir con la verdad a la cual estaba obligado y haber incumplido los compromisos que había asumido. La JEP no es una justicia subsidiaria a la de Justicia y Paz, ni un nuevo escenario de justicia transicional que pueda ser utilizado como una estrategia oportunista para evadir los procedimientos y sanciones de la justicia ordinaria”.

Tovar Pupo fue procesado en Justicia y Paz por los delitos de desplazamiento forzado, homicidio en persona protegida, tortura, desaparición forzada y reclutamiento ilícito, destrucción y apropiación de bienes protegidos, entre otros delitos.