Diario del Cesar
Defiende la región

Semillero filarmónico germina cada sábado con la Red de Música  en la Unad Valledupar

132

Por
WILLIAM
ROSADO RINCONES 

Cada sábado en las instalaciones de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, UNAD de Valledupar, se ven desfilar ramilletes de niños ávidos de aprender música, ha sido de buen recibo el programa de la Red Música del Caribe que trata de enseñar la ejecución de instrumentos de cuerdas, en aras de que en un futuro no muy lejano, puedan ser convocados a la orquesta filarmónica infantil.

Tras un convenio firmado entre la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, UNAD, Cead Valledupar y la Red de Música del Caribe, se  llevan a cabo estas concentraciones a campo abierto en donde los menores muestran sus habilidades frente a grandes maestros que comenzaron  a realizar las selecciones para destacar a los que avanzan al siguiente paso.

Este beneficio se dio gracias a la gestión realizada por la Directora de la zona Caribe, Mardelia Yolima Padilla Santamaría, el director UNAD, Cead Valledupar, Mario Romero Munive, y de Lorena Karina Baleta Flórez, líder local de la Escuela de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades.

Lo que se busca es despertar la vocación y aptitudes para proyectar a estos infantes  en  el arte musical en sus respectivas especialidades. Pero no es una oportunidad solo para los niños, de igual manera, este convenio contempla prácticas formativas para los estudiantes de la institución.

El propósito fundamental es formar un semillero que muestre la versatilidad de una población con habilidades artísticas, de la mano de una red con el personal idóneo para sacar elementos que en el futuro puedan mostrar la idiosincrasia de esta región en los avatares de las sinfonías e ir desligando la marca de que acá, solo se toca vallenatos.

“La iniciación musical es la base de un buen proceso, y en esta Red contamos con los dueños de la esperanza, los niños y niñas que traen alegría con sus rondas infantiles e instrumentos, por eso sus sonrisas son el motor del proceso” dice César Baldovino uno de los gestores de la Red. Este encuentro sabatino, no solo sirve de cátedra para los pequeños aprendices, sino de una jornada de integración familiar ya que los padres  y madres hacen parte de la expedición que los acompañan y disfrutan sus avances en el proceso.

Los profesores insisten un que la iniciación musical es la base de un buen proceso, y en la  Red que ellos manejan, cuentan  con los dueños de la esperanza que son los niños y niñas que traen alegría con sus rondas infantiles e instrumentos y a quienes se les inicia con pintura y el detalle de cada instrumento.

A esos menores asistentes cada sábado en las instalaciones de la UNAD también se les habla de la naturaleza por esa relación que hay entre la música y el paisaje. La Red de Escuelas de Música del Caribe sensibiliza a los niños, niñas y jóvenes en la protección y conservación del patrimonio ambiental, todo enfocado en la creación de Entornos Protectores, por esos las clases las dan bajo frondosos árboles de la institución.