Diario del Cesar
Defiende la región

Matizado con vallenato, harán lanzamiento de la novela ‘Guayacanal’ 

177

POR:WILLIAM ROSADO RINCONES

Valledupar tendrá la presencia de una pluma de importancia que tiene en su haber el galardón como ganador del premio Rómulo Gallegos en 2009. Se trata del escritor William Ospina, quien conversará con el notable compositor Hernán Urbina Joiro, hoy 11 de octubre en la Fundación Universitaria Área Andina de Valledupar.

Su visita se debe al lanzamiento de ‘Guayacanal’ su más reciente obra, una novela que habla de hechos en donde la realidad termina siendo ficción. La historia de sus abuelos cuando llegaron al norte del Tolima, a construir un modelo de civilización, de cultura, y todo lo que había que inventarlo en medio de tempestades, por eso la novela transmite ese poder magnífico y destructivo de la naturaleza en medio de la cual hicieron su vida, narra el escritor.

Este lanzamiento tendrá como escenario, la Fundación Universitaria Área Andina de la capital del Cesar, ubicada en la transversal 22 Bis # 4 -105, sector Callejas, a partir de las 5 de la tarde de hoy viernes 11 de octubre.

De William Ospina, se sabe que es uno de los escritores en prosa y verso más destacados de las últimas generaciones en Colombia. La escogencia de lanzar el libro en Valledupar no es al azar, se debe a la profunda amistad que tuvo con Rafael escalona, y por toda la afinidad que siente por música vallenata, por eso se hace acompañar de uno de los autores más puros y sentimentales del folclor como lo es, ‘Nacho’ Urbina, un científico de la medicina que arrastra un espíritu sentimental reflejado en todas las canciones vallenatas que creó en su natal San Juan del Cesar.

Ospina, refleja en estas letras, la historia bella, sentida, nostálgica de su trasegar, pasando por sus estudios de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Santiago de Cali, de ahí que revele que, en nuestro país la paz sí fue posible. Los hilos conductores de la historia, a lo largo de sus 245 páginas, son Josefina y Liborio, dos de sus ancestros entrañables.

Así como Gabriel García Márquez refundó a Aracataca con el nombre de Macondo, William Ospina hizo lo propio con Padua, bautizada en su obra con el nombre de Guayacanal. Fue en Padua, jurisdicción de Herveo, Tolima, donde William Ospina nació el 2 de marzo de 1954.

Al respecto de este libro, el autor vallenato Nacho Urbina expresó: “Con esta novela, ‘Guayacanal’, me temo que estamos ante el mejor William Ospina de todos los que conocimos en sus ensayos, poemas y libros anteriores. Es la novela más bella que he leído en décadas”.

El lanzamiento, estará matizado por ese vallenato que le encanta a William Ospina, quien con su novela ‘El país de la canela’ se ganó el famoso ‘Rómulo Gallegos’ uno de los premios más apetecidos de la literatura mundial. El lugar de concentración será en el auditorio de la Universidad Área Andina, donde le acompañarán figuras como Rafael Manjarrez, Rita Fernández, Rosendo Romero, Gustavo Gutiérrez, y ‘Nacho’ Urbina, quien será su presentador. Al final del acto habrá firma de libros y sorpresas musicales.

Otros detalles de este autor hablan de su paso por el periodismo entre 1975 y 1990. Al despuntar el decenio de los 90 centró su objetivo en la escritura, con la publicación de ‘Aurelio Arturo’, su primer ensayo. En 1992 sacó a la luz ‘Hilo de arena’, su primer poemario, y en 2005, ‘Ursúa’, su primera novela y ahora, ‘Guayacanal’ rompe las expectativas por conocer sus profundidades en este género de realidades y ficciones.

Con William Ospina dicen los especialistas, que se está en presencia de un grande de las letras, un escritor que aborda la problemática de del país con un férreo compromiso político y social. Sus poemas están cimentados en la historia, y les imprime un cadencioso ritmo edificado en un léxico exquisito.

Por su parte, el escritor dice haberse sentido a gusto en una aventura maravillosa como define esta novela, que no es de personajes ilustres, sino de seres maravillosos pero anónimos.“Los que construyen los países, hacen la historia. Es un homenaje a ese tesoro popular que es la memoria de esas generaciones, y traté de que el lenguaje fuera digno de la sencillez de estas personas”.