Diario del Cesar
Defiende la región

A la cárcel los dos presuntos asesinos de médico  Suárez

133

El Juzgado Primero Penal Municipal Con Funciones de Control de Garantías le impuso medida de aseguramiento en centro carcelario a Nelvis José Morillo Morillo, de 19 años, y Adrián Eduardo Garmendia Romero, de 19 años,  quienes son acusados de asesinar médico Walfran Enrique Suárez Infante, en medio de un hurto registrado en la carrera 16 N° 9-54 del barrio San Joaquín, norte de Valledupar.

La decisión se dio en el marco de las audiencias preliminares en contra de los dos jóvenes de nacionalidad venezolana, quienes fueron imputados por la Fiscalía 14 Seccional de la Unidad de Reacción Inmediata, URI, por los delitos de homicidio agravado y simultáneo con hurto calificado agravado en grado de tentativa, de los cuales se declararon inocente.

En la diligencia el ente acusador informó que mediante labores de campo e inteligencia pudieron determinar que presuntamente Morillo Morillo y Garmendia Romero fueron quienes se encontraban en la mañana del 17 de junio en la vivienda de Suárez Infante en la cual se produjo el fallecimiento de este.

“La Fiscalía cuenta con un informe de captura en flagrancia suscrito por los uniformados de la Policía Nacional quienes el día martes acudieron hasta la carrera 16 N° 9-54 del barrio San Joaquín, de donde llegó información a la central que al interior de ese inmueble se escuchaban voces de auxilio y al llegar se encontró una aglomeración de personas que señalaban que dentro de la vivienda se encontraban dos personas que presuntamente estaba cometiendo un delito de hurto,  cuando ingresaron encontraron en la sala un cadáver de una persona, el cual, se halló tendido allí con muchos golpes en su rostro y a su lado estaba un lago hemático de sangre a quien se le identificó como Walfran Enrique Suárez Infante, propietario del inmueble donde ocurrieron los hechos”, señaló el fiscal en la vista pública.

Asimismo, el ente acusador relató la aprehensión de los hoy sindicados de la muerte del exgerente del hospital Rosario Pumarejo de López. “Cuando los agentes subieron a la segunda planta del inmueble, luego de una búsqueda, se encontraron los sujetos que fueron capturados luego de los señalamientos de los vecinos de ser los autores de la muerte del profesional e igualmente se les encontró en su poder un portátil, un bolso donde se encontraron elementos personales por este motivo la Policía Nacional realizó la aprehensión”, dijo a través del escrito de acusación.

Ante lo puntualizado por el representante del ente acusador el togado les impuso medida de aseguramiento a Morillo Morillo quien hizo parte de las Fuerzas de Acciones Especiales, FAES, de la Policía de Venezuela, y Garmendia Romero, de profesión barbero.

SEPELIO

Entre arreglos florales, lágrimas y reconocimientos a su labor altruista despidieron al médico especializado en gerencia de salud y calidad todos los miembros de la Secretaría de Salud, el cuerpo de la comunidad JCI, Cámara Junior Internacional, y el grupo de Profesionales Oficiales de Reserva del Ejército Nacional, quienes recordaron todo el transitar de Suárez Infante en la medicina y la labor social.

“Nuestro compañero era el presidente local de la Cámara y este construyó una hoja de vida del servicio, lo demuestran estos documentos que tenemos a nuestro poder que han sido los reconocimientos hoy de la gran labor que ejecutó Walfran Enrique Suárez Infante como médico, funcionario, miembro de la JCI; es decir, no tenemos nada que tacharle a nuestro compañero”, señaló la delegada de JCI, Delia Vega.

Las honras fúnebres se desarrollaron en las instalaciones de la Secretaría de Salud Departamental.

“ERA UNA PERSONA IMPOLUTA”

En el desarrollo de los hechos el Coronel Lácides Ramos Blanco, Comandante de la Policía Cesar, indicó que uno de los hoy procesados convivía con Suárez Infante, señalamientos que indignaron a los familiares del hoy fallecido por lo cual hicieron un llamado a las autoridades para rectificarse de lo antes mencionado.

“El homicidio es objeto de investigación debido a que tenemos dos personas capturadas, uno convivía con la persona asesinada y el otro conocía a uno de los habitantes de la vivienda, los cuales, al parecer, inician una discusión al interior de la misma quienes aparentemente asfixian a Suárez Infante”, estas fueron las declaraciones entregadas por Ramos.

A lo que el abogado de la familia, Wistón Caez, llamó “declaraciones sin fundamento” y señala que la familia hace un llamado a que se realicen las investigaciones pertinentes antes de afirmar algunos detalles.

“Lo que queremos es aclarar y desvirtuar los comentarios que fueron lanzados por un miembro de la autoridad quien afirmó que Suárez Infante convivía con una persona hecho que es totalmente cierto. Walfran Suárez era una persona impoluta y tenía una conducta intachable”, indicó.