Diario del Cesar
Defiende la región

Otra vez Odebrecht y la ruta del sol II enfrentaron a oficialismo y oposición

85

Por más de seis horas la plenaria del Senado de la República debatió esta noche sobre el controvertido contrato de la ampliación de la Ruta del Sol, las responsabilidades contractuales de la multinancional Odebrecht y los supuestos favorecimientos de funcionarios del gobierno actual como la vicepresidente Marta Lucía Ramírez y la ministra de Transporte, Angela María Orozco.

El control político fue convocado por el senador de la U, Armando Benedetti, quien incriminó en su intervención al expresidente Juan Manuel Santos y a las exministras Cecilia Álvarez y Gina Parody, por beneficiar a la multinacional pasando por encima la ley.

Para Benedetti, el gobierno Santos lo que hizo con la cancelación del contrato fue seguir dando vida al mismo en los tribunales. “El real problema de por qué estamos en tribunales y todo lo demás lo tiene el Gobierno Santos, porque lo que hizo fue liquidar el contrato para que los bancos puedan seguir buscando indemnizaciones”, explicó.

Pero el senador también hizo referencia a funcionarios del gobierno de Iván Duque, en particular sostuvo que la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez tuvo reuniones para encontrar la salida al lío de la Ruta del Sol II, pero que no fueron en el Ministerio de Transporte. “¿Por qué las reuniones se hicieron en la Vicepresidencia?, la vicepresidenta no podía estar ahí, ella fue integrante de la junta del Banco de Bogotá y por eso no podía”, sostuvo.

Otra de las voces críticas a la vicepresidente de la República y la ministra de Transpote la dio el senador del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo, quien en el semestre pasado lideró un debate también sobre Odebrecht, pero en esa ocasión contra el exfiscal Néstor Humberto Martínez.

Robledo insistió en que “la ministra debe renunciar entre otras razones por la irresponsabilidad de habernos metido en ese absurdo de casi perder un billón de pesos, pero además ella está impedida por haber tenido negocios con el Grupo Aval, pero la señora Marta Lucía Ramírez está más impedida para actuar en los asuntos del Grupo Aval”.

La fuerte defensa al gobierno la hizo, entre otros, el senador y expresidente Álvaro Uribe, quien manifestó que “la señora vicepresidenta estuvo en la reunión en la Vicepresidencia, hace 14 años salió como suplente de la junta del banco de Bogotá, la señora vicepresidenta es amiga de muchos colombianos, no tienen amistad entrañable con Luis Carlos Sarmiento, con nadie de esos bancos, con nadie de esos grupos, con nadie de esos concesionarios”.

En tono fuerte sostuvo que “no vengan a hablar aquí de la silla giratoria, ni a inventar impedimentos que no hay. A mí me extraña que en un país que han legalizado la impunidad del narcoterrorismo, vengan a afectar la honra de dos sobresalientes mujeres colombianas”.

Desde el conservatismo, el senador Efraín Cepeda planteó que “esto ha llegado a buen puerto y así como he tenido diferencias con la señora ministra, con la vicepresidenta, y con las entidades financieras, debo decir que yo encuentro ajustado a derecho y conveniente para el erario público esta decisión”.

La ministra Angela María Orozco, al intervenir en la plenario defendió la gestión del gobierno actual frente al controvertido contrato, adujo que la conciliación judicial se hizo públicamente y “presumiendo los postulados de la buena fe” y que está obligada por ley a evaluar diligentemente la posibilidad de llegar a acuerdos económicos viables para el estado, en este caso después de instalado el tribunal de arbitramento, pero antes de que este dicte su sentencia. Y reiteró que en ningún momento se llamó a los bancos a conciliar, pues apenas era una propuesta de un eventual acuerdo, “estábamos en la primera instancia”.

BOGOTÁ (Colprensa).