Diario del Cesar
Defiende la región

DIAN espera recaudar $6 billones con cobro de cartera en el primer semestre

64

El próximo 28 de junio se vence el plazo para que los ciudadanos en mora con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), paguen sus impuestos atrasados con los beneficios de reducción de la sanción y el interés. Según informa la entidad, a corte del 31 de mayo, por cobro de cartera se han recaudado 5 billones de pesos, ¿qué tan efectivas han sido estas estrategias? ¿Qué se viene para el segundo semestre del año?

Según el director de Ingresos de la DIAN, Lisandro Junco, se estima que a corte del 30 de junio se consigan 6 billones de pesos en cobro de cartera, lo que significa que contando lo corrido del mes queda menos de una semana para que se consiga el recaudo del billón restante. Los 6 billones son el 60 % de una meta a final de 2019 de 10 billones.

“Este es un solo beneficio de los tantos que hay, en el primer semestre del año está acoplado solo para los deudores morosos, en el segundo hay otros beneficios y es para los contribuyentes que discuten con la DIAN, bien sea en la misma vía de la Entidad, en las oficinas de fiscalización y hay otro beneficio cuando ya se está en un tribunal”, añade Junco.

Sin embargo, informa que detrás de esos dos beneficios hay uno muy grande que es el de “normalización tributaria” para aquellos ciudadanos que esconden o han escondido activos o pasivos en Colombia o en el exterior.

Los beneficios que vencen el 28 de junio corresponden al principio de favorabilidad, y se dividen en dos tipos: el primero es el de sanciones y se limita a aquellas multas interpuestas antes de 2017, el otro es frente a la liquidación de los intereses, “ese no tiene en cuenta el tiempo, por consiguiente pueden ser sanciones de días antes de la radicación de la Ley de Financiamiento el 27 de diciembre”, dijo Junco.

“El estatuto tributario dice que es la tasa de usura menos dos puntos, el beneficio es que esta liquidación de intereses va a ser la tasa de interés corriente bancario más dos puntos, entonces vemos dos beneficios, uno sobre la sanción y otro sobre el intereses”, puntualizó Junco.

Sin embargo, ¿Cuáles son los impuestos que más se evaden en Colombia? La Dirección de Ingresos afirma que el impuesto que más se adeuda es el de la renta y le sigue el IVA. La evasión en estos dos impuestos cuesta al fisco aproximadamente 30 billones de pesos, de los cuales el 56 % corresponde al IVA y el restante 44 % de lo dejado de pagar al impuesto de renta.

El decano de Economía de la Universidad Central, Erick Behar, afirma que el principio de la evasión se da por un incentivo perverso y ese es tratar de hacerle trampa al Estado, ya que muchas personas no cuentan con los impuestos o no se lo imaginan como una carga. Por otro lado, “la evasión de IVA pasa también por la informalidad, porque el Estado se ha encargado de gravar cosas que no tienen sentido, como lo que casi pasa con la canasta familiar”.

La preocupación del analista sobre la evasión se centra en que es “el IVA uno de los más grandes alimentadores del Estado, entonces con un impuesto del 19 %, el argumento no puede ser que es más bajo del que hay en otros países donde es el 21 %, ya que claramente aquí no tenemos ese mismo nivel de formalización”

A la postura se suma la del decano de Economía de la Universidad externado, Julián Árevalo, quien señala que  “paradójicamente lo que dice la teoría económica es que el IVA facilita el recaudo, luego, el que los problemas más grandes sean en este es bien diciente acerca de cómo se están haciendo las tareas por la entidad”.

Las preocupaciones de los analistas no paran ahí, pues, en el caso de Árevalo la corrupción de la DIAN hace que, a pesar de los esfuerzos, se siga generando una evasión masiva de recursos.

“Uno de los problemas fundamentales que tiene la DIAN es la presencia de intereses oscuros en su interior, lo que hemos visto sistemáticamente uno tras otro escándalo es una entidad con profundos niveles de corrupción y niveles de captación por grupos en la ilegalidad y hasta que no se ataquen esos intereses no se va poder lograr eficiencia”, dijo el decano del Externado.

Para Árevalo, cifras específicas de algunos impuestos son positivas pero hay una gran parte de los recursos que debería recaudar la DIAN que no se consiguen por culpa de la corrupción, “recordemos el escándalo de hace un par de meses en el pacífico colombiano con unos funcionarios con un estilo de vida que difícilmente alguien en Colombia tenga y entonces ¿De dónde salen esos recursos? Claramente de actividades ilegales de algunos políticos muy poderosos”.

Por otro lado, la crítica de Behar se sustenta en que el hecho de que se cumpla el recaudo “no es ninguna garantía para una reactivación económica en términos netamente de teoría macroeconómica, de hecho lo que uno enseña es que así se recaude mucho se puede frenar el crecimiento si las inversiones del Estado no son productivas”.

Para el decano de la Universidad Central, si se sigue gastando en cosas como publicidad, no se va lograr una reactivación económica, sin embargo, “también está la otra cara, no hay suficiente recaudo, eso pone en peligro algunas funciones básicas del Estado como es el pago de ciertos subsidios”.

REFORMA TRIBUTARIA

Con ese panorama, las dudas sobre una posible reforma tributaria sigue latente, aunque el Gobierno se opone a la posibilidad. Árevalo señala que de no darse esa opción corresponde únicamente a “la venta de activos del Estado y eso sería un tema que va a generar mucha controversia”.

Sumado a la postura Behar afirma que “así el Ministro Carrasquilla diga que se va tener una reducción del gasto, es muy difícil mientras se siga gastando en temas de derroche como los carros de los funcionarios”.

Para explicar su postura Behar señala un caso y es que “por ejemplo, con los buses de Transmilenio ¿En cuantas primeras páginas de periódicos salió? yo si creo que si no hay un cambio del gasto drástico nos vamos a enfrentar a una nueva reforma tributaria”.

BOGOTÁ (Colprensa).