Diario del Cesar
Defiende la región

Entre sueños y necesidades niños se enfrentan al trabajo en el Cesar

128

Entre 5 y 17 años son las edades que más predominan en los estudios realizados sobre este problema de índole social.

 El eje minero del Cesar, que abarca Agustín Codazzi, Becerril, La Jagua de Ibirico, El Paso y Chiriguaná, son considerados como “sectores críticos”.San Diego registra la tasa más alta según los registros del Siriti con 969 casos, seguido por Aguachica con 355, Valledupar que llega a 317, El Paso cuenta con 207 yAgustín Codazzi con 197.

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Trabajar no es cosa de niños. Aunque es una escena recurrente tropezarse a diario en los semáforos o centros públicos con menores ejerciendo actividades laborales, esto es un problema social que repercute en la estabilidad de los pequeños que merecen una infancia digna y libre de obligaciones.

Por tal motivo hoy 12 de junio se conmemora el Día Mundial contra el Trabajo Infantil por iniciativa de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, como manera de defender a los 168 millones de niños y niñas víctimas de la explotación laboral.

La OIT lanzó esta iniciativa en el año 2002 para concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad. Elobjetivo es fomentar y coordinar las iniciativas de los gobiernos y sociedad civil para hacerle frente a esta lucha que busca abrir puertas de esperanzas para los infantes incursos en estas prácticas.

“ME GANO LA VIDA”

Tal es el caso de un niño que el equipo del DIARIO DEL CESAR logró abordar. Lo llamaremos Camilo*, ya que por razones obvias no podemos identificarlo. Este pequeño ser, de apenas 12 años, con su carita mugrienta y las manos que reflejan la dura tarea que lleva sobre sus hombros, se dedica a la venta de confites y mangos  biches en el centro de Valledupar. Camilo* forma parte de esta vulnerable población que pide a gritos políticas acertadas para contribuir con el sano desarrollo de las nuevas generaciones de Colombia.

Contó que diariamente sale con su tío a “ganarse la vida”. Con esta frase sorprendió a quienes estábamos en su frente. “No soy grande, pero tengo que salir a trabajar para ayudar a mi familia. El sacrificio es no poder ir a la escuela, me conformo con aprender lo que pueda en la calle. Mi jornada empieza bien temprano, desde el barrio La Nevada me vengo al centro de la ciudad, mientras mami me espera en casa enfrentando una penosa enfermedad”, dijo mirando hacia abajo como reflejo de que este no es el futuro que quiere y que lleva a cuesta por pura necesidad.

Ejemplos como estos son los que deben despertar el accionar de los entes gubernamentales. No confundir la mendicidad con el trabajo infantil es la clave enel éxito de las políticas que se emprendan sobre este particular. De acuerdo al Sistema de Información Integrado para la Identificación, Registro yCaracterización del Trabajo Infantil y sus Peores Formas, Siriti – Cesar, reportó 2.254 los casos de menores en trabajo Infantil o en riesgo de este.

En tal sentido, el Comité Interinstitucional de Erradicación del Trabajo Infantil (Cieti) municipal y departamental, lanzaron este año una campaña de erradicación de trabajo infantil para Valledupar y el departamento bajo el lema ‘¡Los niños no deberían trabajar en el campo, sino en sus sueños!’. Aunque este problema se presenta en todos los sectores, siete de cada 10 niños en situación de trabajo pertenecen al sector de la agricultura.

“Ministerio del Trabajo, Gobernación del Cesar, Alcaldía de Valledupar, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Policía Nacional, Migración Colombia ydemás instituciones miembros del CIETI, no han bajado la guardia en la lucha contra este flagelo que se está robando los sueños de nuestros niños, niñas yadolescentes, la institucionalidad continúa en la búsqueda de erradicar toda exposición de nuestros menores de edad a situaciones de trabajo infantil”, manifestó Rosember Alvarado Rodríguez, director encargado del ICBF-Cesar.

El funcionario manifestó además que el objetivo desde el Cieti es garantizar la adecuada implementación de la política pública de erradicación de trabajoinfantil y sus peores formas, de manera que se garanticen mejores servicios a la infancia y a sus familias.

HOGAR DE PASO O SUSTITUTO

El director encargado del ICBF en el Cesar afirmó que esta dependencia enfoca su trabajo en la prevención, y para ello están articulando esfuerzos con otras instituciones para hacerle frente a la situación de índole social.

“La idea es detectar donde se están dando los focos de trabajo infantil. En muchos casos se están valiendo de la mendicidad para explotar a los niños, y es allí donde actuamos para sensibilizar a los padres y a la familia”, dijo.

Informó que en estos momentos la meta es construir un hogar de paso o sustituto en Valledupar, sólo se espera la licencia de funcionamiento desde Bogotá yejecutar el proyecto que ya está en manos de la alcaldía. “Esta infraestructura nos permitirá recoger a toda la población, hacer el estudio y determinar quiénes están vulnerando los derechos de los niños, niñas y adolescentes”, dijo.

Destacó por otro lado, que la migración venezolana ha abultado las cifras del trabajo infantil. Muchos padres salen a las calles con sus hijos a quienes además de exponerlos a ciertos peligros les vulneran el derecho a tener una infancia plena, con buena educación y crecer en un entorno seguro y protector.

CIFRAS SIGUEN SIENDO ALARMANTES

Delwin Jiménez, director del Ministerio de Trabajo Territorial Cesar, manifestó que a pesar que se logró reducir la tasa de trabajo infantil en el territorio nacional del 5,7 en el año 2012 al 2.6 en el 2018 las cifras locales siguen siendo alarmantes.

Manifestó que el eje minero del Cesar, que incluye a localidades como Agustín Codazzi, Becerril, La Jagua de Ibirico, El Paso y Chiriguaná, son considerados como “sectores críticos”.

San Diego registra la tasa más alta según los registros del Siriti con 969 casos, seguido por Aguachica con 355, Valledupar que llega a 317, El Paso cuenta con 207 y Agustín Codazzi con 197.

LABOR DE LA POLICÍA

El Capitán Andrés García, jefe de la seccional de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional, manifestó que como parte del Comité Interinstitucional de Erradicación del Trabajo Infantil (Cieti) han tomado los espacios públicos como semáforos, parques, plazas, alrededores de los centros comerciales y mercado municipal para identificar a los adultos que se encuentran respaldando esta inapropiada labor. Cuando  los infantes se encuentran solos se ejecuta el procedimiento respectivo y se notifica al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar como autoridad competente dentro del sistema de protección integral hacia los  menores que se encuentran en estado de calle.

“La idea es evitar que esos niños y adolescentes reincidan en el problema y se cumpla con lo establecido en la ley 1098  del 2006 que se refiere al Código de Infancia y Adolescencia. La invitación es a que la comunidad vez más allá de esto y proteja a estos menores que no tienen ni idea del daño al que están sometidos con la explotación laboral”, dijo.