Diario del Cesar
Defiende la región

Jóvenes reinciden en la práctica del llamado “azote” en Valledupar

119

Ahora los jóvenes tomaron la calle 23 de Valledupar para esta temible práctica.

POR:
NINOSKA
REYES URDANETA

Lo que han denominado una práctica extrema conocida en Valledupar como “azote” sigue invadiendo las calles de la ciudad. Las consecuencias trágicas de este mal llamado deporte, al parecer no han intimidado al grupo de jóvenes que aferrados a la parte trasera de los vehículos, y montados en su bicicleta, protagonizan malabares que han cobrado la vida de dos menores en la capital del Cesar y uno en La Paz.

En la calle 23, entre el Diamante y el semáforo de la Esperanza de Valledupar estas prácticas siguen siendo recurrentes. Se observan a los menores eufóricos y full adrenalina detrás de camiones y otros vehículos sometidos a un extremo peligro que deja atónitos a los ciudadanos. Esta actividad consiste en agilizar el desplazamiento de las personas en bicicleta desafiando la naturaleza y exponiendo su vida.

La avenida Los Militares o las carreras cuarta, 44 y 33, también son los sitios preferidos de los menores.

Víctor Arismendi, secretario de Tránsito en Valledupar, informó que la vigilancia se ha incrementado en las avenidas cercanas a las instituciones educativas prestando especial atención a los estudiantes de noveno, décimo y once, quienes en su mayoría buscan practicar el “deporte” al salir de clases.

Arismendi insiste en que es un problema de cultura ciudadana, de autocuidado y de responsabilidad de cada persona. “El llamado es a los padres de familia para que refuercen el control a sus hijos y eviten esta práctica suicida”.

Por otra parte el funcionario reiteró que no existe una norma clara que tipifique castigos frente a esta conducta que va en contra de las leyes de Tránsito.

El último caso trágico que se presentó fue el de un menor de 14 años, quien resultó aplastado por una tractomula en Valledupar, hecho que causó conmoción en la ciudadanía y a su vez encendió la atención a las autoridades ante este problema que ya es recurrente en la localidad.

El secretario de Gobierno del municipio, Gonzalo Arzuza, manifestó que desde la Secretaría de Tránsito Municipal se vienen tomando acciones de concientización y aplicando el comparendo a los padres por considerar que quienes protagonizan estas conductas son menores de edad.

También informó que el trabajo se está desplegando en los colegios, para que los profesores orienten a los alumnos para que cuando salgan de clase vayan directamente a sus casas y no utilicen la bicicleta para otro tipo de actividades. “Le llamamos la atención a los padres de familia a que no se desprendan completamente de sus hijos, ya que no es solamente el Estado el encargado del cuidado de ellos”.

El funcionario también informó que la Policía está aplicando los comparendos necesarios cuando los muchachos son sorprendidos en esta actividad. Es la corresponsabilidad que hay Estado-sociedad, y que la familia sea el sancionador social de este tipo de acciones, reiteró.