Diario del Cesar
Defiende la región

Sobreviviente a aparatoso accidente fue dado de alta

185

José Salomón Rubio Villero, de 26 años, sobreviviente de  un aparatoso accidente de tránsito del cual quedó mutilado de un brazo y la pierna izquierda, cuando se movilizaba en motocicleta en compañía de su mejor amigo quien corrió la misma suerte, fue dado de alta el pasado viernes. En la imagen está acompañado de sus familiares y la alcaldesa de San Diego, Elvia Milena San Juan.

Pese al desalentador pronóstico que dieron la semana pasada los galenos que atendieron a los jóvenes sandieganos  que sufrieron un aparatoso accidente de tránsito el pasado 5 de mayo,cuando se desplazaban a bordo de una motocicleta luego de colisionar contra un vehículo en la vía que de La Paz conduce a San Diego, siniestro en el que ambos perdieron el brazo y la pierna izquierda, uno de ellos fue dado de alta y permanece recuperándose en su vivienda en el municipio de San Diego, al lado de su familia.

Se trata de José Salomón Rubio Villero, de 26 años, a quien los médicos de la clínica Santa Isabel dieron la orden de enviarlo a su casa, la noche del pasado viernes. Según el dictamen de los profesionales de la salud, se encuentra fuera de peligro y su estado de salud es estable.

La compañía permanente de sus familiares en el seno de su hogar es fundamental para su mejoría, así lo indicaron los médicos especialistas, eso sumado a los antidepresivos que debe ingerir diariamente para que su estado anímico no se vea afectado al verse mutilado de sus extremidades que perdió cuando impactó  cuando contra un automotor Mazda, de color azul, de placas FAP-616, conducido, al parecer, por un menor de edad, residente en el municipio de la Paz, cuando conducía la motocicleta.

A diferencia de Rubio Villero, su mejor amigo, Jhon Fredy Francia Benjumea, de 18 años, quien corrió la misma suerte, permanece internado en dicho centro asistencial, en la Unidad de Cuidados Intensivos, debido a un trauma que sufrió en la pelvis, además de una bacteria que tiene presente en su organismo y que ha comprometido su salud.

Esa noche que José Salomón arribó a su residencia acompañado de la alcadesa de San Diego, Elvia Milena San Juan fue esperado por sus parientes, quienes lo recibieron efusivamente y aseguraron que había sido un milagro de Dios, al darle una segunda oportunidad de vida, al sobrevivir al fuerte choque de los dos vehículos que se movilizaban, presuntamente en  exceso de velocidad.