Diario del Cesar
Defiende la región

Turbiedad volvió a dejar sin agua a buena parte de la ciudad

59

Desde principios de año, el servicio de agua en Valledupar ha sido el foco de diversas quejas. 

Así lo ha dado a conocer este medio de comunicación en diferentes publicaciones. Sin embargo, al llegar la temporada de lluvias el tema empeoró: las suspensiones del recurso hídrico se han vuelto rutinarias.

Según la Empresa de Servicios Públicos de Valledupar, Emdupar, serían las turbiedades de 480 NTU (unidad de medición para la turbidez) las causantes de las fallas, generadas por las intensas lluvias en la parte alta de la planta de tratamiento, ubicada cerca de Atánquez, Guatapurí y Chemesquemena.

Barrios como La Cabaña, Villa Daryana,Ocho de Diciembre, Siete de Agosto, Don Alberto, Altagracia y La Nevada, han sido los sectores más perjudicados, llegando incluso a dejar de recibir por varios días el fluido hídrico.

Este último sector, ubicado en la comuna cinco, manifiestan que el agua se ha convertido en un dolor de cabeza constante en la comunidad.

“No arreglan, no mejoran, siguen suspendiendo el agua; la comunidad está cansada”, comentó el presidente de la Junta de Acción Comunal de La Nevada, Ciro Guerra.

La situación, afecta a las más de 500 familias que allí residen, a pesar de que muchos, como manifiesta Guerra, se encuentran al día con los recibos.

El líder comunal recalcó que los débiles trabajos que realizan funcionarios del departamento técnico de Emdupar, agravan la situación.

“Hace ocho días se hizo un socavón en la carrera 49 con calle 4 para instalar tuberías y conectar el agua; se consiguieron los tubos, pero el hueco sigue ahí, no han instalado nada.  ¿Por qué tanta demora?, será que no terminarán de corregir el problema?”, se pregunta insistentemente el señor Ciro.

Pese a comunicarse con Secretaría de Obras Públicas, con la oficina Técnica y Operativa de Emdupar e incluso, con el alcalde Augusto Daniel Ramírez Uhía, exponiéndoles los inconformismos; dice, no han volteado la mirada a esta población.

“Ya esto es un peligro para los niños y los adultos, muchos dejan de bañarse, no hay como suplir las necesidades; es un problema muy grave”, acotó Guerra.

 

‘SI SE ABREN LAS COMPUERTAS SE METE EL BARRO’

 

El jefe técnico y operativo de Emdupar Ricardo Llanos, le explicó a este medio impreso que, al registrarse turbiedades el día de ayer de 500 NTU, se cerraron las compuertas para evitar que tanto el barro como otros desechos, se acumulen en el centro de tratamiento.

“No podemos permitir la evacuación del agua, el jefe de producción de la planta manifestó que es imposible.  Y hasta no solucionar las turbiedades, no se puede restablecer el servicio”, acotó Llanos.

Fueron cerca de cinco horas que en la capital del Cesar no llegó ni una gota de agua a las viviendas, debido al problema anteriormente mencionado.

“Tenemos entendido que está lloviendo fuerte en los yacimientos y eso limita los trabajos. Firmamos un proyecto con una universidad de Valledupar para que nos ayuden a identificar los sitios donde más hay afectación y, determinar qué tipo de control se puede implementar”, explicó el ingeniero.

Reveló que Patillal y Badillo, ubicados al norte del municipio, son los sectores rurales más perjudicados por la densidad del líquido, ya que se surten de los ríos cercanos.

 

LA POSIBLE SOLUCIÓN

 

Aunque no tienen claro un Plan de Contingencia, el jefe de operaciones Ricardo Llanos manifestó que una posible solución para mitigar este impacto es la construcción de un tanque que permita acumular 20.000 metros cúbicos de agua.

“Aunque el plan maestro nos habla de recipientes que permitan acumular 52.000 metros cúbicos con los que entregaríamos tranquilidad a la comunidad al presentarse las torrenciales”, agregó el funcionario.

Insistió en que esta situación no solo sucede en la capital del Cesar sino también, en ciudades como Cali y Medellín en donde asegura, han tenido que cerrar las plantas de tratamientos por la misma problemática, “y los usuarios no han recibido agua hasta en un día”, Ricardo Llanos.