Diario del Cesar
Defiende la región

‘El testigo’ superó los 400 mil espectadores

34

Más de 400 mil personas han visitado la exposición ‘El Testigo’  que cuenta con más de 500 fotografías de Jesús Abad Colorado, se extenderá hasta el próximo 20 de octubre en el Clautro de San Agustín de la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá.

Se trata de una exposición que a través del lente y la voz del fotógrafo colombiano que ha sido vista por gran cantidad de espectadores, además de presidentes de Colombia y Alemania, los embajadores de la Unión Europea y delegaciones de los gobiernos de Estados Unidos y Francia, quienes han recorrido sus salas.

Es una exposición  producida por la Universidad Nacional de Colombia con curaduría de María Belén Sáez de Ibarra.

“La exposición mantiene el tono ético de Jesús Abad Colorado, donde no acusa ni toma partido, sino que invita a la responsabilidad colectiva de una historia dolorosa que ha atravesado al país y a una reconciliación para fomentar la esperanza y la reconstrucción. La muestra se presenta conel rigor científico de este periodista pero al mismo tiempo con el afecto y el sentimiento que lo caracterizan: un retrato amoroso que apuesta por la esperanza y la dignidad humana evocando la reconciliación como una invitación a ponernos en la piel del otro”, comentó María Belén Sáez de Ibarra, curadora,

Con un récord que supera los 400 mil visitantes en seis meses, la muestra antológica del reportero gráfico Jesús Abad Colorado, ‘El Testigo’ y cuyo discurso narrativo es el resultado de un trabajo colectivo y académico, es hoy un punto de referencia para la comprensión, reflexión y discusión profunda de la paz y el postconflicto de Colombia.

Por ello, la Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia ha decidido extender esta exposición hasta el domingo 20 de octubre de 2019, cuando cumpla un año de exhibición, para que luego pueda itinerar y recorrer otras zonas del país.

“Esta es una conmovedora, sensible y precisa condena a la guerra en todas sus formas y desde todas sus fuentes; y un reto poderoso para todos nosotros, el de nunca olvidar para jamás repetir”, afirmó Eamon Gilmore, Representante Especial de la Unión Europea para los Derechos Humanos.

En un espacio simbólico como el Claustro de San Agustín, que adquiere aquí una dimensión poderosa pues actúa de amplificador de la voz y la tragedia de las víctimas al estar ubicado frente al Palacio de Nariño y a pocos pasos del Capitolio Nacional, la exposición ‘El Testigo’ mantiene el tono de este ‘testigo’ cuya aproximación al conflicto se ha realizado a través de una experiencia humana y una relación con las víctimas. Por ello, aquí las víctimas son conocidas por su nombre y su rostro, a través de fotografías que se han capturado con las pulsaciones del alma y narran historias de dolor, resistencia y resiliencia.

Son más de 500 fotografías en blanco y negro y color, muchas de ellas inéditas, y capturas entre 1992 y 2018, cuyas historias van hiladas en un discurso construido de forma colectiva y académica, con un equipo que acompañó a este ‘testigo’ durante meses, aunque están narradas en primera persona. Igualmente, está apoyada por recursos multimedia, proyecciones en gran formato, mapas, cifras, estadísticas y resúmenes de estudios realizados por el Centro Nacional de Memoria Histórica y la Unidad de Víctimas.

Dividida en cuatro salas tituladas ‘Tierra callada’, ‘No hay tinieblas que la luz no venza’, ‘Y aun así me levantaré’ y ‘Pongo mis manos en las tuyas’, cada una de las cuales muestra diferentes realidades del conflicto armado del país, como el desplazamiento, la desaparición forzada, la violencia en civiles y las manifestaciones por la paz, esta exhibición no pretende abarcar todo el territorio ni toda la historia del conflicto armado nacional sino construyendo desde la particularidad: desde los fragmentos de esa parte del país que él ha logrado documentar, desmarcando a las víctimas de la identidad colectiva que ha fomentado su invisibilidad, para identificarlos como personas únicas.

“La verdad que se le quiere contar al país es siempre la de los vencedores, no la de los perdedores, población vulnerada en toda su dignidad humana. La verdad desde la que yo trato de acercarme es la de las víctimas, esas personas que han estado perdiendo constantemente y que están cansadas, pero que en muchos casos buscan regresar a su tierra para reconstruir sus vidas y vuelven a sembrar en lugares donde muchas veces recogieron sus muertos”, dijo Jesús Abad Colorado.

El Claustro de San Agustín pertenece a la Universidad Nacional y se programa desde la Dirección de Patrimonio Cultural de este centro académico. Esta dirección ha asumido en la última década, desde sus escenarios -el Museo de Arte, el Auditorio León de Greiff y el Claustro de San Agustín-, la tarea de acompañar desde la academia y desde las prácticas artísticas el acompañamiento a los procesos de reconciliación en Colombia, a través de la reflexión simbólica para la formación de una conciencia que nos permita renovarnos como sociedad y asumir los momentos históricos con responsabilidad y conocimiento. Desde el arte y la ciencia podemos pensar la barbarie y entender qué nos ha pasado en los últimos sesenta años de conflicto./COLPRENSA.