Diario del Cesar
Defiende la región

El milagro del Santo Ecce Homo que le cambió la vida a un rey de reyes

1.452

Hugo Carlos Granados, rey de reyes del Festival Vallenato, reveló que ‘Jesús Ecce Homo’ hoy lo mantiene en pie, luego de un trágico accidente que leimpedía volver a caminar.  /Richard Dangond

Por:
MERLIN DUARTE

Hugo Carlos Granados, reconocido a nivel nacional como uno de los mejores intérpretes del acordeón al ostentar el título de rey de reyes del Festival Vallenato, quizás siempre pensó en alcanzar los mayores reconocimientos musicales, pero nunca que uno o varios milagros le cambiarían la vida por completo.

Sentado bajo el kiosco de la casa de su padre en el barrio Los Caciques en Valledupar, y junto a él, Ovidio Granados -conocido como el ‘Viejo Villo’, pieza fundamental del folclor-, reveló su más profundo secreto a DIARIO DEL CESAR, aquel que al recordar le toca lo más sensible de su ser y lo envuelve en llanto como parte de un proceso espiritual y físico que aún asimila.

Santo Ecce Homo, o Jesús Ecce Homo, como él lo denomina, le había devuelto el caminar luego de un trágico accidente del que, al parecer y según los médicos, jamás recuperaría la movilidad de sus piernas.

Su amor a la música, su acordeón, sus ganas de salir adelante y su fe lo llevarían dos años más tarde a dar los primeros pasos de millones que ya ha alcanzado luego de ese fatal impacto vehicular. No obstante hoy es quizás, según él, la única persona en el mundo que camina sin sensibilidad en sus pies, gracias almilagro de Santo Ecce Homo.

Para darle gracias una vez más por este acontecimiento, el rey de reyes se prepara hoy para asistir una vez más a la ‘Misa Mayor’ y caminar la procesión del‘Patrono de Valledupar’, como promesa de aquel milagro de vida.

EL TRÁGICO ACCIDENTE

El accidente ocurrió el 18 de junio del 2001 en Santa Marta, donde el artista sufrió un Trauma Raquimedular, es decir una lesión ocasionada a la médula espinal a través de la columna vertebral, que lo mantuvo en cama durante casi dos años, lo que le permitió fortalecer su fe con ‘Jesús Ecce Homo’, como él ledice.

“Mi accidente fue en Santa Marta y no me podía venir a Valledupar a verlo, pero tenía la certeza de que él estaba conmigo. Sin embargo mi esposa venía cada Semana Santa a cumplirle a nuestro Ecce Homo, a verle la cara, a acompañarlo en la procesión y a pedirle por mí porque me decían que no volvía a caminar”, aseguró Granados.

Agregó que un Lunes Santos, hace 18 años, su esposa se encontró con una mujer integrante de la Congregación del Sagrado Corazón de Jesús, quien la motivó en acercarse más a Ecce Homo para que le cumpliera ese milagro.

“Comenzamos con la fe infinita que el mismo Jesús Ecce Homo nos ha dado, comenzamos a pedirle más y a entregarnos más a él. Recuerdo que me regalaron una estampita del Salmo 91 con el rostro de él… (aparece el silencio y el llanto) a partir de ahí comenzó un trabajo de afianzar la fe”, manifestó el artista vallenato.

Con un sentimiento de dolor y a la vez de alegría afirma: “no es fácil que te digan que no vas a volver a caminar más”.

Alza las botas de su pantalón y muestra las férulas bilaterales que debe usar todo el tiempo para movilizarse, las cuáles hacen parte de las secuelas de aquel trauma, del cual recuerda las terapias a las que se sometió de día y noche durante dos años, en los cuáles usó toda clase de aparatos para caminar.

EL ACORDEÓN, SU MEJOR MEDICINA

La mejor de todas las terapias para el rey Hugo Carlos fue la música vallenata, promovida por su médico y ahora amigo, Jairo Blanco Rubio, el cuál según él fue enviado por ‘Jesús Ecce Homo’.

“A mí me sacó mi esposa bajo su responsabilidad del hospital de Santa Marta a la Clínica del Prado, preocupada por mi estado y allá me encontré con este médico que en principio se negó a atenderme por sacarme en estas condiciones, pero al escuchar que era rey vallenato se devuelve y decide atenderme por elamor que le tiene al vallenato”, expresó.

Este médico sería un ‘ángel’ en el camino del Rey, quien indica que este galeno lo motivó a tocar el acordeón, pero al no tener los de él, que se habían perdido en el accidente, el galeno le prestó el de su propiedad, uno un tanto dañado que terminó arreglando el ‘Viejo Villo’.

“Yo hoy en día le agradezco mucho al Ecce Homo porque me puso el camino a ese médico que me ayudó a salir adelante a nivel de salud y musical. Él me lo puso fue para eso. A mí me bañaban y me sacaban para la sala y ahí todos los días me ponía a tocar el acordeón”, manifestó.

Lo que no imaginó Hugo Carlos Granados es que ese momento sería fundamental para lo que vendría.

Aún con el dolor que lo embargaba por su estado de salud, tiempo después decidió inscribirse en el Festival de la Leyenda Vallenata y se presentó en tarima en una cómoda silla que él mismo adaptó.

Pero su fe, perseverancia y seguridad, lo conllevarían al triunfo, fue coronado Rey de Reyes del Festival de la Leyenda Vallenata en el 2016, otro milagro delEcce Homo.

Desde entonces su acercamiento con el santo de su devoción fue mayor. Inició metiendo el acordeón a los cantos de la iglesia, tuvo su coro, pero decidió retirarse para evitar ‘roces’ o ‘celos’. Cada lunes viste de blanco junto a su esposa e hijos, asiste a la misa y hace parte de ‘Los Caballeros de Santo Ecce Homo’, quienes realizan un trabajo de colaboración en la iglesia, especialmente en Semana Santa y la fiesta del Santo Ecce Homo como patrono de Valledupar.

LAS RAZONES DEL ACCIDENTE

Hugo Carlos Granados recuerda las consecuencias de la desobediencia. “Un amigo nos invita a su finca a pasar un fin de semana completo. Él se emborrachó y se le dio por irse de la finca borracho para Santa Marta y al primero que se le dio por llamarme fue a mí para que me fuera con él, yo no quería y mandó al escolta a buscarme y nos fuimos, a pocos metros sucedió el accidente”, declaró.

SU PRIMER Y GRAN MILAGRO

‘Jesús Ecce Homo’ ya había trabajado en su ser haciendo realidad el primero de tantos milagros; su hijo Hugo Carlos Júnior, quien nació de su matrimonio con Adela Gómez, luego de 1994 cuando iniciaron a asistir a las eucaristías.

“Nuestro matrimonio fue en la capilla de adoración al Ecce Homo, que ahora está convertida en salón parroquial”, mencionó recordando con nostalgia ese lugar.

Todos los días, luego del matrimonio, Hugo recogía a su esposa al trabajo a las 5:45 de la tarde para asistir a la misa de 6:00 de la tarde, una rutina diaria quefue acrecentando su fe, aquella de la cual se sorprendió una vez conocida la realidad de su esterilidad.

Resistiéndose a esa verdad, mandó a su esposa a hacerse todo cuanto examen había, hasta reconocer que el del problema era él, que había que enfrentarlo y salir adelante luego de las constantes oraciones a su Santo.

El primer milagro se dio y hoy su hijo tiene cerca de 18 años, estudia Derecho en Barranquilla, Atlántico, y es considerado la mayor bendición de la familia.

SU SUEÑO Y ANHELO

Hugo Carlos Granados sueña con hacer realidad un ministerio musical para brindarle gozo a ‘Jesús Ecce Homo’, a quien ya le ha grabado en CD los gozos.

Asimismo, ha pensado tocarle solo a Dios, pero su compromiso con el folclor no se lo permite.

“Si bien es cierto, nuestra dinastía y apellidos están extendidos y con seguridad esos seguidores no nos miran en ese lugar pero yo pienso que él me llama en cualquier momento y me tocará decidir y quedarme donde él quiera que esté”, aclaró el acordeonero, especificando que sus tres hermanos ya asisten a la iglesia.

Por su parte, Ovidio Granados expresa: “ahora lo veo mejor, porque antes de accidentarse no era así, este es un milagro de Dios. Yo oro mucho por ellos y por su vida. Estoy orgullo de ellos, Juan José, Hugo, Villo. Ellos saben hacer los que les enseñé, me superaron y eso me hace feliz”.

¿INTERCESOR?

Buscando que la fe a ‘Jesús Ecce Homo’ inunde a toda su familia y amigos, el integrante de la Dinastía Granados, se ha convertido en el orador, en el consejero y en quien la mayoría de sus seres queridos confían y ponen en sus manos su salud.

“Ellos acuden a mí para que yo ore por ellos… tengo una imagen personal de ‘Jesús Ecce Homo’ y cuando hay algún inconveniente oramos y ha ocasionado milagros. Tuve un sobrino en la clínica desahuciado y gracias a Dios fue salvado”, especificó y agregó que este solo es uno de muchos más.