Diario del Cesar
Defiende la región

Cinco diputados van por la Alcaldía

109

La baraja de candidatos a las diferentes alcaldías de los municipios del Cesar tiene un tinte particular: Cuatro de ellos ejercen en la actualidad los  cargos de diputados, mientras que uno renunció a su curul en la Duma Departamental.

El primero en mostrar su intención fue José Castro, quien renunció a su cargo como presidente de la Asamblea para aspirar a la Alcaldía de Valledupar. Militante del Partido de la U, ‘El Mello’ Castro es administrador de empresas de la Universidad Javeriana y venía de ser concejal en esta capital.

Eduardo Santos Flórez Vergara, de 33 años, inició su campaña para poner su nombre a consideración de los habitantes del municipio de La Jagua de Ibirico para aspirar a la Alcaldía de la población. En la actualidad el abogado especialista en marketing político,  tiene la credencial como diputado.

Otra carta que tiene la misma  proyección es el actual diputado y expresidente de la Duma Departamental, Ómar Benjumea, un radiólogo con 20 años de experiencia en el sector salud. En dos oportunidades ha sido miembro de esta corporación.

Jimmy Watson Briceño, quien también tiene asiento en la Asamblea, también hace carrera por llegar a la Alcaldía de Valledupar. En esa misma intención aparece Gelver Cárdenas quien ha expresado su interés en llegar al primer cargo público del municipio de Aguachica.

¿SÍ PUEDEN ASPIRAR?

El Diputado Eduardo Santos Flórez Vergara explicó la manera como un miembro de la Asamblea puede aspirar a cargos de elección popular.  “El nuevo Código Disciplinario nos lo permite. Nosotros los integrantes de la duma departamental no somos funcionarios públicos, los que deben renunciar para aspirar a cargos de elección popular son aquellos que tienen autonomía administrativa o civil u ordenadores de gastos. Lo que la ley busca es evitar que  estas personas utilicen estos cargos para beneficios electorales, nosotros somos servidores públicos como miembros de la Asamblea. Tanto concejales como diputados no necesitan renunciar a su credencial para aspirar a un nuevo cargo público de elección popular.