Diario del Cesar
Defiende la región

Mecánico chocó en moto contra un andén y murió

411

Madison Ismael Rueda Torres, de 33 años, falleció en la madrugada de este domingo de manera instantánea al chocar aparatosamente contra un andén cuando manejaba una motocicleta, en hechos ocurridos en el sector de la glorieta Las Guitarras, de Codazzi.

Con dolor inició la Semana Santa para una familia santandereana que en la madrugada de este domingo perdió a un miembro de su familia, en medio de un lamentable accidente de tránsito ocurrido en carreteras del norte del Cesar.

La víctima mortal de los hechos fue identificada por las autoridades como Madison Ismael Rueda Torres, de 33 años, quien se movilizaba en una moto de placas VJN-42C sobre la carrera 30 con calle 29, en inmediaciones de la emblemática glorieta Las Guitarras, del municipio de Codazzi, cuando terminó estrellándose contra uno de los andenes que rodea el lugar.

Al parecer, el fallecido habría perdido el control de su vehículo y pese a que intentó maniobrarlo para evitar la colisión, terminó golpeándose de manera aparatosa, a tal punto que sufrió varias heridas de gravedad, entre ellas un trauma craneoencefálico severo, que lo hicieron fallecer de manera inmediata en el sitio del hecho.

La conmoción no se hizo esperar y rápidamente, residentes y viajeros que a menudo transitan por esa concurrida vía departamental, dieron aviso a las autoridades para que se apersonaran del asunto y pudieran avisar a los familiares de la víctima sobre la tragedia.

Minutos después, uniformados del grupo de criminalística de la Policía de Tránsito y Transportes del Cesar hicieron presencia en el lugar de los hechos para realizar la inspección técnica al cadáver, que posteriormente fue trasladado a la morgue del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses ubicado en ese mismo municipio, para que le practicaran que le efectuaran el correspondiente examen de necropsia.

¿QUIÉN ERA LA VÍCTIMA?

Sobre la víctima se conoció que era natal de Barrancabermeja (Santander), residía en el barrio Machiques de Codazzi, se ganaba la vida como técnico mecánico con una de las empresas que ejecuta obras de mantenimiento en una de las estaciones de la planta de gasoducto ubicada en el corregimiento de Casacará.

“Él era una persona muy buena, emprendedora y joven aún, era muy conocida. Tenía seis años de estar trabajando allí. Todos lo recordamos como una persona muy alegre, jovial, recursivo y muy querido por sus vecinos. Era una persona muy emprendedora, siempre estaba pendiente de hacer las integraciones, sobre todo en las fechas especiales y era el alma del barrio, acá en su municipio. Esto ha sido muy duro para todos”, dijo su suegro.

Sus despojos mortales ayer fueron trasladados por sus familiares hacia Barrancabermeja, donde recibirá la cristiana sepultura.